Acción Humana Economia y Finanzas Marcos Regulatorios Politica y Actualidad Tecnología

Impuesto corporativo, el garrote de los expoliadores globales

impuesto corporativo
OECD-meeting-24-Jan-2018

En los últimos años, los cambios económicos relacionados con el impuesto corporativo o de sociedades han mostrado tanto el lado bueno como el peor de los líderes de la Unión Europea, mientras la Comisión Europea lucha con las negociaciones fiscales entre los países miembros de la UE y los agentes de la OCDE.

Algunos países de la UE han estado reduciendo sus tipos impositivos corporativos en los últimos años. Estas disminuciones son cada vez más atractivas para varios grandes gigantes tecnológicos. Países como Irlanda, Malta, Hungría y Luxemburgo han estado luchando contra los vetos de la Comisión de la UE con sede en Bruselas.

Si bien estos países siguen siendo firmes con su decisión de mantener bajo el impuesto corporativo, tanto para las corporaciones nacionales como internacionales, la figura de la competencia fiscal es cada vez más atacada; un impulso de Washington, la OCDE y la Comisión de la UE aún puede tardar un tiempo antes de que entre en vigor un promedio universal, pero no podría afirmarse que ésta no será la realidad.

Los ministros de finanzas del G7 alcanzaron un acuerdo histórico hace dos semanas, sobre el impuesto corporativo,  que tendrá a los siete países respaldando una tasa mínima del 15 por ciento. El acuerdo se produce bajo la presión de los líderes de la “armonización fiscal” después de otro caso de una empresa que paga cero impuestos que planteó serias dudas. Eso involucró a una subsidiaria irlandesa de Microsoft, llamada Microsoft Round Island One, que obtuvo una ganancia  calificada por los partidarios de la tasa global uniforme, como “enorme” de $ 315 mil millones el año pasado, pero no pagó impuestos, ya que era residente en las Bermudas a los efectos fiscales. Esa suma equivale a casi las tres cuartas partes del PIB irlandés y proviene de una empresa que “no tiene sustancia” según los consultores de la OCDE. Estos informes financieros son cada vez más comunes. En mayo de este año, Amazon reportó 44.000 millones de euros en ingresos para el año anterior en Europa, pero según sus presentaciones corporativas en Luxemburgo, su unidad allí registró una pérdida de 1.200 millones de euros y no se pagó ningún impuesto corporativo.

Tales casos agregaron fuerte presión y urgencia a las negociaciones del G7 y se espera que el acuerdo haga que las empresas paguen una tasa mínima del 15 por ciento, independientemente de dónde se encuentre su sede. También tendrá como objetivo cerrar lagunas y obligar a algunas de las mayores multinacionales y gigantes tecnológicos, como Amazon y Microsoft, a pagar impuestos donde venden sus bienes y servicios, independientemente de si están físicamente presentes en ciertos países. La OCDE estima que las propuestas podrían generar hasta $ 80 mil millones en ingresos fiscales adicionales al año, aunque la cifra final dependerá de los puntos más finos del acuerdo. Lo que no calcula la OCDE es la cantidad de personas en el mundo que no sólo se benefician comprando productos y servicios a buena calidad y mejor precio, sino también que contribuyen a generar empleos genuinos y barren con la pobreza que mantiene a las personas dependientes del yugo estatal.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, describió el acuerdo como “un punto de partida” y prometió que “en los próximos meses lucharemos para garantizar que esta tasa mínima del impuesto sobre sociedades sea lo más alta posible”. Por lo mismo, trabajan contra reloj para obtener apoyo entre las naciones del G20 que se reunirán en Italia el próximo mes, mientras que las negociaciones más amplias involucrarán a 139 países.

Teniendo en cuenta las implicaciones para los despectivamente llamados “paraísos fiscales ” y las multinacionales, ¿cómo se verán afectadas las tasas de impuestos corporativos en 2022 vs las actuales? ¿qué países de la UE tienen los impuestos corporativos más bajos y cómo mantienen bajos los porcentajes para atraer a las corporaciones internacionales más grandes para que se establezcan? Aquí hay un vistazo a los estados de la UE con el impuesto de sociedades más bajo y que podría cambiar drásticamente, si los planes de los burócratas de los organismos internacionales, logran su cometido.

Hungría

Entre los 27 estados miembros, Hungría tiene la tasa impositiva corporativa más baja (9%). Esta es una fuerte disminución de su 19% anterior hace aproximadamente una década. Estos cambios entraron en vigencia a principios de 2017 y se aplican tasas impositivas bajas para las grandes corporaciones, medianas y pequeñas empresas.

Los informes sobre los bajos tipos impositivos corporativos de Hungría han demostrado ser un gran éxito, especialmente para las empresas nacionales e internacionales que obtienen más de 2 millones de euros en ingresos. Aunque estas atractivas tasas impositivas pueden parecer beneficiosas para la inversión extranjera, Hungría aún tuvo que aumentar algunos otros impuestos en 2010 para garantizar que sigan cumpliendo con las regulaciones de la UE.

Irlanda

La República de Irlanda se ha mantenido firme frente a la OCDE y otras naciones de la UE que presionan por una tasa impositiva corporativa promedio mínima. A principios de 2021, Paschal Donohoe, el ministro de Finanzas irlandés, afirmó que si se introduce una tasa impositiva universal promedio para la UE y otras naciones ricas, Irlanda podría perder casi el 20% de sus ingresos fiscales actuales.

En comparación con el impuesto general del 19% en el Reino Unido, que aumentará al 25%, Irlanda solo tiene un impuesto corporativo del 12,5%. Donohoe está presionando para que el impuesto corporativo se mantenga bajo, ya que estas cifras están ayudando a impulsar la economía a través de inversiones multinacionales. cabe acotar que dentro del contexto global pandémico, Irlanda ha mantenido su crecimiento en positivo.

Lituania

La pequeña nación báltica ubicada entre Polonia y Letonia tiene una tasa impositiva corporativa de solo 15%. La República de Lituania ha creado un perfil fiscal completo en los últimos años. El perfil fiscal es una declaración, afirmando que cualquier persona, extranjera o local, pagará un impuesto de sociedades del 15% por los servicios y bienes vendidos y prestados dentro de la República.

El gobierno lituano también ha introducido tipos impositivos más atractivos para los ingresos personales y las pequeñas empresas. Actualmente, se aplica una tasa impositiva del 0% a las empresas que emplean a menos de 10 miembros del personal, y los ingresos / ganancias no superan los 300 000 € durante el primer año fiscal. A partir de entonces, la tasa impositiva aumentará al 5%. Estos cambios en su sistema tributario han demostrado ser exitosos a largo plazo, invitando a inversionistas extranjeros a impulsar la economía local y crear empleo.

Suiza

Suiza sigue siendo un país de maravillas, con su gobierno neutral e infraestructura avanzada, alberga una de las tasas impositivas corporativas más bajas del mundo con un 8,5%. Aunque no forma parte de la Unión Europea ni del Espacio Schengen, Suiza sigue formando parte del Espacio Económico Europeo.

El gobierno suizo todavía recibe una parte considerable de los impuestos corporativos a través de otros canales. Dependiendo del tamaño fiscal de la empresa y su volumen de negocios anual, los impuestos corporativos aún pueden estar entre el 11,9% y el 21,6%, respectivamente.

Bajo la Administración Biden, los agentes registrados en los EE. UU. y las corporaciones multinacionales aún se muestran reticentes a si se puede llegar a un acuerdo entre EE. UU., las naciones de la OCDE y la Unión Europea. En Estados Unidos, la tasa impositiva corporativa se redujo del 35 por ciento al 21 por ciento en 2018 bajo la Administración Trump, aunque el presidente Biden sugirió aumentarla al 28 por ciento. Recientemente se ofreció a abandonar esa propuesta a cambio del apoyo republicano para impulsar su acuerdo de infraestructura. Podría ser un beneficiario de estos acuerdos globales.

Del otro lado del Atlántico, Irlanda resiste y todavía tiene su tasa impositiva corporativa al 12,5 por ciento, lo que ha llevado a Google, Facebook y otros gigantes tecnológicos a establecer su sede europea en Dublín. Claramente, sería uno de los más perjudicados. Puede que aún quede un largo camino por recorrer antes de que esto se pueda poner en práctica, pero por ahora, las empresas y las grandes corporaciones de estas naciones tienen la oportunidad de impulsar las economías locales, en un paraíso fiscal extraterritorial dentro de la Unión Europea.

Pero si eventualmente, la tasa corporativa global o europea al menos, pasa a ser una realidad, ¿qué acciones está tomando Panamá para ofrecer una alternativa a las cientos de miles corporaciones multinacionales que sencillamente mudarán sus oficinas a jurisdicciones más favorables a la actividad humana libre y voluntaria y no sometidas a la expoliación fiscal de los burócratas de turno?.

About the author

Irene Gimenez

Irene Gimenez, analista internacional. Es abogada con maestría en economía y ciencias políticas. Su especialidad es el análisis económico del derecho. También tiene especializaciones en temas financieros, tecnología y globalización. Su preferencia hoy día es analizar el impacto de los desarrollos bajo tecnología Blockchain y el impacto que ello generará en las próximas décadas.

1 Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $54954.16 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4144.05 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $197.36 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!