Acción Humana Case Studies Cultura y Sociedad Politica y Actualidad

Mascarillas de uso diario, ¿están libres de efectos secundarios indeseables y peligros potenciales?

mascarillas

Un estudio reciente, del 20 de Abril 2021, publicado por la revista académica suiza MDPI, en su capítulo  International Journal of Environmental Research and Public Health, cuya dirección académica es llevada a cabo por Paul B. Tchounwou, encontró que el uso prolongado de mascarillas conlleva efectos adversos para la población en general.

Dicho estudio fue conducido por los investigadores privados Kai Kisielinski, Paul Giboni, Stefan Funken desde Alemania, junto al Institute of Molecular and Cellular Anatomy (MOCA), al Institute of Pathology, al Institute of Neuroscience and Medicine, al Institute of Neurosurgical Pathophysiology, University Medical Centre of the Johannes Gutenberg University of Mainz Langenbeckstr y al Department of Psychology, FOM University of Applied Sciences, todos ellos también de Alemania.

A continuación, se citan casi textualmente, los principales hallazgos del estudio, cuya completa investigación, puede encontrarse citada al final de este artículo.

Muchos países introdujeron el requisito de usar máscaras en espacios públicos para contener el SARS-CoV-2, lo que lo convirtió en un lugar común en 2020. Hasta ahora, no ha habido una investigación exhaustiva sobre los efectos adversos para la salud que pueden causar las máscaras. El objetivo de la investigación era encontrar, probar, evaluar y compilar efectos secundarios relacionados científicamente probados del uso de máscaras. Para una evaluación cuantitativa, se referenciaron 44 estudios, en su mayoría experimentales, y para una evaluación sustantiva, se encontraron 65 publicaciones. La literatura reveló efectos adversos relevantes de las mascarillas en numerosas disciplinas. En este trabajo los investigadores se refieren al deterioro psicológico y físico así como a los múltiples síntomas descritos por su presentación consistente, recurrente y uniforme desde diferentes disciplinas como el Síndrome de Agotamiento Inducido por Máscara (MIES). La evaluación objetivada evidenció cambios en la fisiología respiratoria de los usuarios de máscara con una correlación significativa de caída de O2 y fatiga (p 0.05), una co-ocurrencia agrupada de insuficiencia respiratoria y caída de O2 (67%), máscara N95 y aumento de CO2 (82%), Mascarilla N95 y gota de O2 (72%), mascarilla N95 y dolor de cabeza (60%), insuficiencia respiratoria y aumento de temperatura (88%), pero también aumento de temperatura y humedad (100%) debajo de las máscaras. El uso prolongado de mascarillas por parte de la población en general podría tener efectos y consecuencias relevantes en muchos campos médicos.

Al comienzo de la propagación del nuevo patógeno SARS-CoV-2, fue necesario tomar decisiones de gran alcance incluso sin datos científicos explícitos disponibles. La suposición inicial fue que las medidas de emergencia pandémica se establecieron para reducir la amenaza aguda del sistema de salud pública de manera efectiva y rápida.

En abril de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el uso de mascarillas solo para personas sintomáticas, enfermas y trabajadores de la salud y no recomendó su uso generalizado.

En junio de 2020, cambiaron esta recomendación para respaldar el uso generalizado de máscaras en, por ejemplo, lugares concurridos. La OMS no recomendó el uso general o acrítico de máscaras para la población general y amplió su lista de riesgos y peligros en solo dos meses. Si bien la directriz de abril de 2020 destacó los peligros de la autocontaminación, las posibles dificultades respiratorias y la falsa sensación de seguridad, la directriz de junio de 2020 encontró efectos adversos potenciales adicionales como dolor de cabeza, desarrollo de lesiones cutáneas faciales, dermatitis irritante, acné o mayor riesgo de contaminación en espacios públicos debido a la eliminación inadecuada de las mascarillas.

Sin embargo, bajo la presión de un número absoluto cada vez mayor de pruebas positivas de SARS-CoV-2, muchos prescriptores extendieron el uso de la mascarilla según determinados momentos y situaciones, siempre justificado por el deseo de limitar la propagación del virus. Los medios de comunicación, numerosas instituciones y la mayor parte de la población apoyaron este enfoque.

Entre la profesión médica y los científicos, los usuarios y observadores de dispositivos médicos, ha habido simultáneamente llamamientos para un enfoque más matizado. Si bien ha habido una polémica discusión científica en todo el mundo sobre los beneficios y riesgos de las máscaras en los espacios públicos, al mismo tiempo se convirtieron en la nueva aparición social en la vida cotidiana en muchos países.

Aunque parece haber un consenso (entre los responsables de la toma de decisiones que han introducido las mascarillas obligatorias), de que se justifican las exenciones médicas, en última instancia es responsabilidad de los médicos individuales sopesar cuándo recomendar la exención de las máscaras obligatorias. Los médicos tienen un conflicto de intereses con respecto a este asunto. Por un lado, los médicos tienen un papel de liderazgo en el apoyo a las autoridades en la lucha contra una pandemia. Por otro lado, los médicos deben, de acuerdo con el ethos médico, proteger los intereses, el bienestar y los derechos de sus pacientes con la atención necesaria y de acuerdo con el estado reconocido de los conocimientos médicos.

Un análisis cuidadoso de riesgo-beneficio es cada vez más relevante para los pacientes y sus médicos con respecto a los posibles efectos a largo plazo de las mascarillas. La falta de conocimiento de la legitimidad jurídica, por un lado, y de los hechos científicos médicos, por otro, es motivo de incertidumbre entre los colegas clínicamente activos.

El enfoque del estudio está centrado en los efectos negativos en consonancia con Villalonga-Olives y Kawachi. La búsqueda bibliográfica se centró en los efectos negativos adversos de las máscaras, en particular para señalar los riesgos, especialmente para ciertos grupos de pacientes.

Scoping review flow diagram according to the PRISMA scheme

 

No solo se encontró evidencia en la literatura revisada de mascarillas de posibles efectos a largo plazo, sino también evidencia de un aumento en los efectos directos a corto plazo con un mayor tiempo de uso de la mascarilla en términos de efectos acumulativos para: retención de dióxido de carbono, somnolencia, dolor de cabeza, Sensación de agotamiento, irritación de la piel (enrojecimiento, picazón) y contaminación microbiológica (colonización de gérmenes).

La revisión de la literatura efectuada muestra que tanto las personas sanas como las enfermas pueden experimentar el síndrome de agotamiento inducido por máscaras (MIES), con cambios y síntomas típicos que a menudo se observan en combinación, como un aumento en el volumen del espacio muerto respiratorio, aumento de la resistencia respiratoria, aumento del dióxido de carbono en sangre, disminución de la saturación de oxígeno en sangre, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de presión arterial, disminución de la capacidad cardiopulmonar, aumento de la frecuencia respiratoria, disnea y dificultad para respirar , dolor de cabeza, mareos , sensación de calor y humedad, disminución de la capacidad de concentración , disminución de la capacidad de pensar , somnolencia, disminución de la empatía percepción, barrera cutánea deteriorada función con picazón ,acné, lesiones e irritación cutáneas, fatiga y agotamiento percibidos en general.

En general, la frecuencia exacta de la constelación de síntomas descritos MIES en la población que usa máscaras sigue sin estar clara y no se puede estimar debido a datos insuficientes.

Teóricamente, los efectos inducidos por la máscara de la caída de oxígeno en los gases en sangre y el aumento de dióxido de carbono se extienden al nivel celular con la inducción del factor de transcripción HIF (factor inducido por hipoxia) y un aumento de los efectos inflamatorios y promotores del cáncer y pueden, por tanto, también influyen, negativamente en los cuadros clínicos preexistentes.

Unfavorable mask effects as components of Mask-Induced Exhaustion Syndrome (MIES). The chemical, physical and biological effects, as well as the organ system consequences mentioned, are all documented with statistically significant results in the scientific literature found

 

Para los científicos, la perspectiva del uso continuo de máscaras en la vida cotidiana sugiere áreas para futuras investigaciones. En “nuestra opinión”, señalan los investigadores, “es deseable realizar más investigaciones en los campos ginecológico (fetal y embrionario) y pediátrico, ya que los niños son un grupo vulnerable que enfrentaría las consecuencias más prolongadas y, por lo tanto, más profundas de un uso de mascarillas potencialmente riesgoso. La investigación básica a nivel celular sobre la activación inducida por máscara del factor de transcripción HIF con potencial promoción de inmunosupresión y carcinogenicidad también parece ser útil en esta circunstancia. Nuestra revisión del alcance muestra la necesidad de una revisión sistemática”.

Los cambios descritos relacionados con la mascarilla en la fisiología respiratoria pueden tener un efecto adverso sobre los gases en sangre del usuario subclínicamente y en algunos casos también clínicamente manifestarse y, por lo tanto, tener un efecto negativo sobre la base de toda la vida aeróbica, la respiración externa e interna con influencia en una amplia variedad de sistemas orgánicos y procesos metabólicos con consecuencias físicas, psicológicas y sociales para el ser humano individual.

En cualquier caso, el MIES potencialmente desencadenado por máscaras contrasta con la definición de salud de la OMS: “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencia”.

Todos los hechos científicos encontrados en el trabajo de investigación amplían la base de conocimientos para una visión diferenciada del debate de las máscaras. Esta ganancia puede ser relevante para los tomadores de decisiones que tienen que lidiar con el tema del uso obligatorio de mascarillas durante la pandemia bajo constante revisión de proporcionalidad, así como para los médicos que pueden asesorar a sus pacientes de manera más apropiada sobre esta base. Para determinadas enfermedades, teniendo en cuenta la bibliografía encontrada en este estudio, también es necesario que el médico tratante sopese los beneficios y los riesgos con respecto a la obligación de una mascarilla. Con una consideración general estrictamente científica, una recomendación para la exención de la mascarilla puede justificarse en el marco de una evaluación médica.

Además de proteger la salud de sus pacientes, los médicos también deben basar sus acciones en el principio rector de la Declaración de Ginebra de 1948, revisada en 2017. De acuerdo con esto, todo médico promete anteponer la salud y la dignidad de su paciente y, incluso bajo amenaza, no utilizar sus conocimientos médicos para violar los derechos humanos y las libertades civiles. En el marco de estos hallazgos, por lo tanto, los investigadores propagan una acción explícita, médicamente juiciosa y legalmente compatible en consideración de la realidad científica fáctica contra una afirmación predominantemente basada en supuestos de una efectividad general de las máscaras, siempre teniendo en cuenta los posibles efectos individuales no deseados para el paciente y el usuario de la mascarilla en cuestión, totalmente de acuerdo con los principios de la medicina basada en la evidencia y las directrices éticas de un médico.

La investigación completa y sus resultados pueden bajarse aquí.

Ticker

1 BTC = $55295.13 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4188.16 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $356.94 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Media of the day

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0