Opinión Politica y Actualidad

Deja Vú de 1994..

economía

Decía Karl Marx en su 18 Brumario que la historia se repite en espiral, primero como una tragedia y segundo como una comedia. Esta elección recuerda bastante a la elección de 1994 donde ganó Ernesto Pérez Balladares. El Toro, como popularmente se le conoce, fue el Napoleón Bonaparte del PRD. El hombre que con un 33%, el bloque duro del PRD históricamente, logra ganar una oposición en una campaña electoral muy fragmentada por Mireya Moscoso, Rubén Blades, Chinchorro Carles, Eddie Vallarino.

Tras un período difícil post invasión, el Toro libró al PRD del estigma de ser el partido de los militares y lo convirtió en un partido viable que demostró que podía usar la considerable experiencia de muchos de sus miembros para gobernar eficientemente en democracia. Ahora la historia se repite, tras 10 años fuera del gobierno, con un partido muy dividido, que en la última elección marcó por debajo de su 33% histórico y su resultado más bajo, el 27% de Juan Carlos Navarro en el 2014 en un PRD agobiado por las divisiones internas y las puñaladas traperas. Un PRD unido gana pero sin lograr sumar el voto independiente como sí lo hizo Martín Torrijos que llegó al 45% de los votos. El partido Cambio Democrático obtuvo prácticamente un resultado similar al de las elecciones pasadas, con un 31% versus un 32%. Lo cual demuestra que los escándalos de corrupción de su partido por ahora no han hecho mella en su base electoral, pero no han sabido capitalizar, al igual que sus rivales del PRD, el voto independiente.

En un ambiente electoral muy dividido, el PRD y el CD fueron rivales casi empatados con sus respectivas bases electorales. Pero ninguno logró convencer a los votantes de otros partidos o a las personas sin partido, de que era sensato votar por sus candidatos. De no corregir esto, llevarían las de perder en un ambiente electoral menos diluido. Al ganador Laurentino Cortizo, le toca buscar la manera de recuperar ese apoyo, a esos independientes que en un momento tuvo según las encuestas y que fue perdiendo poco a poco. Ernesto Pérez Balladares lo hizo, buscando talentos entre los independientes, en el MOLIRENA o en el Partido Popular. ¿Lo hará Nito Cortizo? El PRD después de 10 años fuera del poder gana solo con su 33% lo cual lo pone demasiado cerca del CD para que sea algo cómodo en futuras elecciones donde el desgaste del poder o divisiones internas podrán quitarle algunos puntos de nuevo. ¿Podrá Rómulo Roux hacer lo mismo en la oposición? Si quiere ser presidente de Panamá, tiene que sumar más allá de ese 32%.

La sorpresa del día fue Ricardo Lombana, el candidato independiente que logró 19% del voto en dos meses de campaña, pese tener un discurso un poco ambiguo y no tener estructura partidista. Para tener una idea, Rubén Blades, una gloria nacional, con un partido organizado como Papá Egoró, y 6 meses de campaña, sacó un porcentaje similar de votos en el 94. En gastos de campaña, cada voto de Lombana costo 43 centavos, mientras que sus rivales del PRD y el CD gastaron más o menos 19 dólares por cada voto.

Lombana no ganó, pero si tuvo una pequeña victoria. Su reto ahora es evitar el error de Rubén Blades y logar mantenerse vigente para el 2024. Lo cual no será fácil porque Cambio Democrático, con un discurso abiertamente populista, ha demostrado fuerza y tener una base electoral del 32 por ciento bastante estable. Y el PRD probablemente esté desgastado por el ejercicio del Poder. El Panameñismo, antes un partido fuerte, obtiene los peores resultados de su historia, en un partido que nunca logró pasar el nacionalismo y un populismo vago, y abrazar la tecnocracia. El CD se está llevando su clientela populista y los independientes como Lombana, a la clase media educada. Su futuro es el de un partido satélite para alianzas. Es el nuevo Molirena o Partido Popular.

Por ahora Panamá se debate entre la maquinaria tecnocrática liberal y el populismo ligero del PRD versus el populismo de derechas duro del Cambio Democrático, cada uno dominando un tercio del electorado, mientras que los independientes y los restos del panameñismo, se quedan con el tercio restante. Entre las buenas noticias está aquella que en Panamá, los discursos extremistas no calan todavía.

El discurso de izquierda marxista dura del FAD sólo logró sumarle 2 mil votos más que la elección pasada, solo 12 mil votos. Marco Ameglio, que tenía un buen discurso económico dejó que su discurso odioso contra las minorías sexuales lo tapara, y quedó de último. Ana Matilde Gómez empezó bien pero quiso jugar a la lucha de clases y al pobrismo y se estancó.

Dentro de todo son buenas noticias. El PRD tiene el material humano para hacer un buen gobierno como dice su eslogan de campaña y mantener a Panamá compitiendo con Chile como el país con la mejor economía de la región, un país que llegue a considerarse desarrollado, pero también tiene material humano para convertir a Panamá en México o Venezuela. Esperemos que Nito elija a los primeros y aparte a los segundos o los mande a Bocas del Toro. Todo Panamá se lo agradecerá.

About the author

Ricardo Soto

Ricardo Soto Barrios, abogado, especialista en políticas públicas, egresado de la Universidad Santa María la Antigua. Políticamente liberal, ha participado en muchos proyectos donde se analizan las políticas públicas de Panamá desde un punto de vista liberal y se proponen alternativas. Ha trabajado en la Policía Nacional de Panamá, el Ministerio de Gobierno, y AMPYME, además de ejercer la práctica privada.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $56787.43 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4492.77 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $206.52 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!