Cultura y Sociedad Viajes

La Nueva Era de los Transgéneros

El Primer Ministro de Canadá ha dado mucho de qué hablar en los últimos días, ya que ha prometido un cambio en la legislación en materia de Derechos Humanos en dicho País. Si el Proyecto de Ley es aprobado ante el senado esta semana, se estaría cambiando la Ley Canadiense de Derechos Humanos y el Código Penal, para adoptar la ilegalidad en la discriminación basada en “Identidad o Expresión de Género”, términos que podrán ser citados en futuros juicios como agravantes en un crimen de odio.

Esto cambiaría por completo, la clasificación de género que se conoce a la fecha, permitiendo la aplicación de una tercera categoría para los ciudadanos canadienses al momento de registrar su género en la solicitud de pasaportes, aparte del tradicional “Femenino” y “Masculino”. Y no solo se daría en la emisión de un pasaporte, sino que la misma sería implementada en todos los documentos que emita el gobierno federal y que trastoque el tema de la clasificación de género, es lo que ha prometido Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá.

Hay personas que no están de acuerdo con la medida como el senador Don Plett que indica que el cambio en los pasaportes podría llevar al caos, señaló para CBC News: “Cuando empiezas a agregar otras casillas, ¿Dónde termina esto? ¿Cuántas casillas vamos a poner? No creo que sea una solución viable”.

Cabe señalar que en Canadá ya no se requieren pruebas de que una persona ha tenido un cambio de sexo para poder cambiar sus documentos de identificación originarios, para que se refleje la nueva identidad de género adquirida.

Por muchos años, esto ha sido una batalla campal entre concepciones e ideologías teológicas, científicas y de carácter personal, de que solo hay dos clasificaciones de género definidas, o eres del sexo femenino o eres del sexo masculino, pero se han dado casos a lo largo de la historia, donde las personas nacen con un sexo, pero deciden cambiarse, ya sea por una razón –científica– o por razones de libertad de elección individual. Otros adoptando creencias religiosas les llaman pecadores, inmorales a estas personas que desean ser de otra manera. Al final todo esto repercute a la libertad individual a la que tiene derecho todo individuo.

Sin embargo, existe una minoría que no se consideran ni del género masculino, ni del género femenino, aunque tengan los medios legales para cambiarse a uno de estos géneros. Estos individuos no se quieren marcar en una casilla, quieren tener su propia categoría adicional, que comúnmente sería la denominada como “Transgénero”.

Ahora bien entramos a una nueva era, cuando se lee la palabra “transgénero”, suena como si fuera un personaje de una película de Transformers, pero es precisamente eso una persona que se cambia de sexo, se transforma, sea por las razones que fuera, decide por voluntad propia convertirse en otra del sexo opuesto al que nace. En otra definición, menciona que es la persona que se identifica con el género opuesto o con ningún género; o una persona agénero, adrógina, bigénero, cross-dresser, artista drag, genderqueer, género fluido, pangénero, tercer sexo, transexual, travesti, etc., todos estos conceptos se enmarcan dentro de “transgénero”.

Este tipo de personas han sido rechazadas, discriminadas e incluso asesinadas a lo largo de la historia, pero todo eso cambió, y aunque todavía se siguen dando casos como el del tiroteo en Colorado (2016) que dejó 50 muertos en un nightclub gay producto de una persona homofóbica, en los últimos años se ha producido un cambio social, todo ese sufrimiento y dolor se ha transformado en reconocimiento y aceptación, muchos pasaron de la marginalidad a convertirse en nuevos íconos culturales y se ve cada vez más la aceptación de sus Derechos civiles para formar parte del Estado y la sociedad a la que pertenezcan.

Por más que existan ideologías de rechazo, estas personas no dejan de ser humanas, las cuales quieran o no, representan un nuevo paradigma y una nueva era del concepto clásico de identidad sexual. A su vez, representan a un colectivo, un sin número de masas que desean y quieren ser integradas a una sociedad plena que los reconozca como seres humanos y no como extraterrestres o pecadores.

Argentina fue el primer país en América Latina, en adoptar la primera normativa legal (Ley de Identidad de Género) que permite y les reconoce a los Transgéneros, un derecho legal de cambiar sus documentos de identificación personal y pasaportes. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta normativa generó los procedimientos de afirmación de género como un derecho legal en los sistemas públicos y privados de salud con el consentimiento de las personas trans como único requerimiento. Con la aprobación de dicha Ley en el año 2012, se pueden cambiar los certificados de nacimiento, documentos de identidad personal y pasaportes sin otro requerimiento ni diagnóstico a ser presentado.

Dinamarca, fue el segundo en adoptar el modelo en su ley promulgada en el año 2014, siendo el primer país en Europa en implementar la normativa progresista donde permitió el reconocimiento legal para las personas transgénero mayores de 18 años, sin ninguna intervención médica, basándose solo en la autodeterminación.

En los últimos años se ha reducido la necesidad de la esterilización a los trans, abogando por un derecho real y pleno que tienen estas personas, sin que se les pida un documento o soporte médico que pruebe esta situación. En Estados Unidos se ha dado en los estados de California, Iowa, New York y Washington, según señala la Dra. Rebecca Allison, Presidenta de la Asociación Médica Gay y Lesbiana.

Países que adoptaron esta medida podemos mencionar a Nepal, Malta, Colombia, Reino Unido, México, Irlanda, Pakistán, Bangladesh, Alemania, Sudáfrica, Suecia, Austria, Hungría, Islandia, Corea del Sur, India, Noruega, Holanda, y Australia. De los cuales detallaremos brevemente la experiencia en algunos de ellos a continuación, y el caso particular de Nueva Zelanda que optaron muchas medidas en pro a los Transgéneros con una excepción:

Nepal: permite y reconoce la categoría tercer género en documentos de identidad personal desde Enero 2013, y desde el año 2015, los pasaportes emitidos tienen la clasificación de “Otro”, como opción de género. Se destacó por ser el primer país del mundo, en emitir documentos nacionales de identidad personal donde se contempla la opción de un tercer género y en la emisión de pasaportes para los transgéneros.

Australia: permite el cambio legal de nombre y sexo en sus registros (los requisitos varían por Estado). Incluyeron la opción “X” en pasaportes para aquellos que obtengan un certificado médico, sin necesidad de una operación de cambio sexual y la Corte Suprema de Australia reconoció el Registro de género no específico.

Alemania: permite el cambio legal de nombre y sexo en sus registros sin necesidad de cirugías previas desde el 2011 y se incluye la opción de sexo indeterminado para niños recién nacidos desde el 2013. Esto permite y autoriza a los padres a dejar un espacio en los certificados de nacimiento, que los bebés recién nacidos sean registrados sin indicación de sexo, creando así un hito a nivel mundial, siendo el primer país en Europa en implementar esta medida.

Nueva Zelanda: permite el cambio de sexo registral y se incluye la opción “X” en pasaportes. También aplicaron la opción de sexo indeterminado para niños e incluyeron la categoría de género diverso en la recopilación de datos de información pública, a excepción de los demás países, deben intervenirse a una operación médica para la reasignación de sexo. Es interesante que este país adoptara tantas medidas en pro a la comunidad de los transgéneros, excepto por la parte médica.

México: permite el cambio legal de nombre y sexo en sus registros sin necesidad de intervención quirúrgica de cambio de sexo (desde el año 2015), así como también, de obtener un nuevo pasaporte para aquellas personas que hayan modificado su acta de nacimiento con la nueva identidad de género.

Se están dando cambios a nivel mundial, pero existen otros países donde todavía siguen obligando a estas personas con restricciones médicas (esterilización u operación de cambio de sexo) para poder obtener un registro o cambio de documentos personales como trans, de los cuales podemos mencionar a: Francia, Finlandia, Noruega, Bélgica, República Checa, Hong Kong, Japón.

Es interesante recalcar los casos de Irán y Pakistán. El primero permite el cambio de nombre y sexo registral entre sus documentos legales, luego de una cirugía de reasignación de sexo, sin embargo, la actividad sexual entre personas del mismo sexo es ilegal e incluso con pena de muerte. El segundo también es ilegal y con pena de muerte la actividad sexual entre ambos sexos, pero el tercer género fue reconocido por el Tribunal Supremo en 2011, y ha permitido el cambio en los documentos de identidad personal desde el año 2012.

Cabe destacar que la OMS y la ONU, describen la esterilización forzada como una violación de los derechos humanos que atenta contra el respeto a la integridad física, la autodeterminación y la dignidad humana.

En Panamá, es permitido el cambio legal de nombre y sexo por medio del Registro Civil, pero debe estar sujeto a la certificación de un médico forense del Instituto de Medicina Legal en donde señale que la persona se ha practicado una cirugía de reasignación de sexo.

En el año 2016, se dio el primer cambio de nombre en la cédula de identidad personal de un transgénero en nuestro país. Sin embargo, la Dirección Nacional del Registro Civil del Tribunal Electoral mantuvo en su cédula el género masculino, ya que en virtud de la legislación panameña el cambio está sujeto a la comprobación médica de la operación de reasignación de sexo, pero aun así le aprobaron el cambio de nombre (De Ramiro a Candy), ya que se pudo acreditar que era conocida por ese nombre femenino, hacía más de 5 años por diferentes pruebas aportadas al caso.

Resulta increíble que a la fecha existan en otras partes del mundo, países que no contemplen la idea de cambiar el género de una persona en su documentación legal, e irracional, que incluso exista la pena de muerte por este tipo de actuación, como es el caso de: Afganistán, Arabia Saudita, Catar, Irán, Nigeria, Somalia, Sudán, Pakistán, Mauritania y Yemen, todos musulmanes, y que violenten, por sus prácticas religiosas, los Derechos Humanos de estas personas.

Y aunque los transgéneros tengan esta nueva categoría viajera en varias partes del mundo no son reconocidos a nivel mundial, es ahí donde deben investigar primeramente antes de viajar a cualquier destino las regulaciones que existen para la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBT), ya que si un trans va a viajar a un destino que no tenga el reconocimiento del tercer género, o que pise un territorio donde para ser transgénero deba ser comprobado obligatoriamente por medio de una cirugía de reasignación de cambio de sexo, esto puede conllevar a graves sanciones penales, incluso ser detenido o enjuiciado dependiendo de las normales legales del país. Y ni qué decir de los países que esta práctica es ilegal y castigada con la pena de muerte, el destino que les esperaría a estas personas.

En Hong Kong en el año 2014, se presentó el caso de una Colombiana (nació siendo hombre) donde estuvo confinada 6 meses en un cuarto con otras personas refugiadas, hasta que la ONU tomó su caso y pidió un reasentamiento en los 40 países que mantenían convenios sobre esta materia, de los cuales solo 5 (Holanda, Estados Unidos, Canadá, Suecia y Nueva Zelanda) reconocieron a esta persona como “mujer” sin necesidad de remover sus genitales masculinos.

Este es el caso de Eliana, quién nació en Colombia siendo hombre, y a pesar que su país fue el primero en América Latina en adoptar los cambios legales de nombre y sexo para los transgéneros (sujeto a cirugía de reasignación de sexo), su caso no lo fue. Pasó por un intento de violación que le hizo contemplar el suicidio hasta que se ganó una beca para estudiar en Taiwán una Maestría en Administración de la Salud. Estuvo un año hasta que se le venció su visa de estudiante, la cual no fue renovada, porque la foto del pasaporte no coincidía con la persona que era actualmente, ya que su cuerpo cambió tanto por los efectos hormonales de las pastillas que estaba tomando y le negaron la misma. Después de varias consultas en el consulado, la refirieron a Hong Kong por su cercanía, para expedir el nuevo documento. Sin embargo, la estadía que debía ser por tres días se alargó, ya que en cuanto llegó a Hong Kong, los agentes de inmigración la detuvieron porque en su pasaporte estaba identificada como Masculino, pero su cara y su cuerpo eran de una mujer, excepto por el genital masculino, del cual fue objeto por parte de los agentes, de acoso y burla, e inclusive la tocaron, porque la obligaron a desnudarse. No fue deportada a Colombia, porque múltiples organismos internacionales que se enteraron de su noticia salieron en defensa de ella, hasta que la ONU tomó su casó. Fue inclusive a parar en un hospital producto de un desmayo en la calle y la mantuvieron encerrada y amarrada por dos días en el ala psiquiátrica, ya que para ellos ser transgénero es una persona que tiene “problemas mentales”. Posterior a esto, la ONU le gestionó un documento donde se le reconocía el género femenino y finamente obtuvo el permiso del hospital para ser recibida como mujer. Fue la primera transgénero en ser reconocida como mujer sin haberse sometido a una cirugía de cambio de genitales. En la actualidad vive en Nueva Zelanda.

Para futuras referencias migratorias es importante tener conocimiento de la normativa legal a nivel mundial, la página: http://ilga.org/downloads/TLMR_ENG.pdf – de la Asociación de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (LGBT – en inglés ILGA), emitió el reporte denominado “Trans Legal Mapping Report 2016: Recognition before the law”, el cual fue publicado en Noviembre 2016, con toda la normativa global existente sobre el cambio legal de nombre y sexo, pasaportes, certificados de nacimiento, así como también, del reconocimiento sin o por medio de la cirugía de cambio de sexo.

Ticker

1 BTC = $60825.16 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4249.66 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $200.12 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Latest News

Media of the day

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0