Acción Humana Case Studies Cultura y Sociedad Disrupción Innovación

¿Sabían que la automatización de tiendas lleva más de 122 años de historia?

Llevamos tiempo viendo la automatización en el proceso de venta en retail como si fuera una nueva tendencia, pero lo que muchos no saben es que llevamos aproximadamente 122 años intentando ‘futurizar’ nuestras tiendas y además si analizamos su evolución en todo el mundo, éstas no han cambiado tanto con el paso de los años. Como nos comenta el autor de un artículo sobre este tema, Laureano Turienzo, escribir sobre la automatización de las tiendas como si fuera una ‘nueva tendencia’ es no conocer la historia del retail.

Remontándonos a la Alemania de 1895, abre sus puertas Quisisana, el primer restaurante automático del mundo, fabricando hasta sus propios equipos y máquinas. Los periódicos en esa época ya hablaban de una nueva corriente de automatización de los restaurantes y del fin del trabajo poco cualificado y desplome de salarios. Hace dos siglos, los artesanos ingleses incluso quemaban máquinas de hilar en los principios de la Revolución Industrial para que no acabaran con sus puestos de trabajo. Hoy en día, los países más automatizados del mundo son paradójicamente los que tienen una menor tasa de desempleo, como Singapur, Corea del sur, Dinamarca, Taiwan o EEUU.

Unos años más tarde, en 1902, se abre en EEUU el primer restaurante-cafetería autónomo: Horn & Hardart, usando equipos Quisisana y replicando su concepto de tienda, moderna, cosmopolita y atractiva. No se trataba de precio, aunque también era bastante asequible; era cuestión de ser diferente. Siempre estaban lleno: los clientes introducían sus fichas en máquinas expendedoras, y aparecía milagrosamente su pedido de comida. Detrás de eso, alguien cocinaba y las servía. O si querías café, echabas otra moneda a otra máquina y se vertía sobre tu vaso. Compra inteligente, ahorro de tiempo, conveniencia y valor diferencial eran sus lemas.

Horn & Hardart fue un éxito absoluto, y en pocos años, sus creadores, Joseph Horn y Frank Hardart abrieron más de 100 nuevos restaurantes. Habían muerto las esperas. Eran los disruptores de su época, que marcó el inicio de la era de la comida rápida. El modelo era eficiente y ahorraba en costes estructurales, ya que se necesitaba mucho menos personal. Los clientes lo vieron además como algo positivo y novedoso. Era parte del “american way of life”, y se convirtió en la cadena de restaurantes más grande del mundo, alimentando cada día a unas 800,000 personas, el ícono del retail de todos los tiempos y el primer intento de la industria de restaurantes de emular las líneas de montaje de la industria pesada.

The world’s first automat, Quisisana at 13 Leipziger strasse in Berlin Germany. Image taken in 1897.

Además, en Horn & Hardart Automats eran muy estrictos con los controles de calidad y con su política de alimentos frescos. Después de la hora de cierre, todos los días, sus camiones llevaban la comida excedente a las tiendas de “One day“, ubicadas en vecindarios de bajos ingresos, que vendían estos artículos a precios reducidos. También en eso fueron pioneros; segundas marcas para rentabilizar el negocio y dar salida a los excedentes que no cumplían los estándares de primera.

Por otra parte, la búsqueda de la automatización también en las formas de pago es más viejo de lo que pensamos. Horn & Hardart se perfeccionó en la década de 1940, simplificando el sistema de pago: hasta ese momento los clientes tenían que cambiar sus billetes por fichas de plástico, ahora los clientes seleccionaban las comidas que deseaban, introducían el dinero, presionaban un botón y recibían su producto. El sistema de pago se integró en la experiencia de compra, como pasa actualmente con servicios como Uber.

El primer sistema de autopago fue instalado en un supermercado en 1992 en Price Chopper Supermarkets en Nueva York, hace más de un cuarto de siglo. Pero mucho antes, en 1954, hace más de 6 décadas, los supermercados Meijer hacían también historia en el mundo del retail e incorporaban en sus líneas de cajas registradoras, cintas transportadoras automáticas para que los clientes pusieran los productos y todo fuera más rápido.

Pero lamentablemente, el modelo de Horn & Hardart se agotó. De nuevo, los procesos de destrucción creativa: nuevos modelos de negocios que destruyen otros ya existentes y dominantes en el mercado. Pasó y seguirá pasando, incluso con Amazon, Alibaba o Apple. En los sesenta aparecieron las grandes cadenas de hamburgueserías, y Horn & Hardart fue decayendo y acabó cerrando en 1991 su último local en Nueva York.

El hecho es que, aunque hoy hablamos de la automatización de las tiendas como algo ultramoderno, en realidad es algo que existe hace más de un siglo, y además de éstas, probablemente seguirán existiendo las tiendas de barrio de toda la vida, y al final el que decidirá es el consumidor.

About the author

Ainara Gomez

Ainara Gomez

Investigadora, Consultora Junior en Goethals, Entusiasta de nuevas tecnologías que contribuyan al bienestar de las personas.

Máster en Relaciones Internacionales Iberoamericanas
Universidad Rey Juan Carlos I (Madrid, España)
Máster en Economía Internacional y Desarrollo
Universidad Complutense de Madrid (Madrid, España)
Programa de intercambio Erasmus en Université d’Auvergne (Clermont-Ferrand, Francia)
Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas
Universidad Pública de Navarra (Pamplona, España)
Programa de intercambio Sicue-Séneca en Universidad Rey Juan Carlos I (Madrid, España)

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $6815.29 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $143.77 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $40.69 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Media of the day

Advertisement

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0