GCC’s View

Siria tragedia y desastre

Cuando se inició la primavera árabe, muchos ilusos fueron llevados por la idea occidental de que su cultura era la más racional, (y de hecho lo es dado que el ser humano es racional por naturaleza), sin tomar en cuenta al pensamiento crítico, de aparición reciente, una innovación griega que no ha permeado a todo la sociedad, inclusive el occidente.

Cuando la primavera árabe comenzó, un periodista escéptico comento que “va a ser bien larga y va a morir mucha gente.” Y no se equivocó, las sociedades árabes no son sociedades occidentales, no tuvieron el sistema de clases que tuvo Europa o Japón. El resultado de querer ver en la primavera árabe una democratización a la occidental no se ha dado, más bien lo que estamos viendo es una larga orgía de sangre.

1. En el principio era el Islam.
En Europa y Japón durante la Edad Media, existía un sistema de clases muy similar, de monjes célibes que eran meritocráticos, nobles guerreros hereditarios, comerciantes urbanos libres y campesinos con servidumbre. Por algo la democracia capitalista moderna surge en Europa y logró trasplantarse a Japón con una sorprendente celeridad de menos de cien años.

El mundo musulmán es muy distinto. Los musulmanes para empezar no distinguen entre el Estado y la Iglesia. En el mundo musulmán la Iglesia es el Estado. Y más abajo del Estado, más que un sistema de clases, existe un sistema tribal, donde la tribu formada por campesinos, comerciantes y líderes religiosos locales tiene más importancia que las clases socioeconómicas europeas. En parte eso hace del mundo islámico, algo difícil de entender.

En Europa las tribus se construyen usualmente en torno a idiomas comunes, como el español, el inglés, el francés o el alemán, y dentro de esta supertribu llamado estado nación, existen sistemas de clases sociales distintas, y si bien frecuentemente hay una religión oficial, esta es vista como una entidad separada del estado nación. En el mundo musulmán el estado es el estado califato, el lenguaje árabe no solo es un lenguaje tribal, es el lenguaje del Corán y fuera de la religión lo que tenemos es un complejo sistema de comunidades tribales más o menos autónomas, comunidades religiosas cristianas o judías las cuales eran sometidas a un estatus autónomo con respecto al califato islámico pero toleradas aunque con presión para que se conviertan. El mundo musulmán no tuvo una casta guerrera como Europa. Los líderes religiosos y tribales solían ser líderes militares, o se recurría a tropas como los Janisarios, soldados esclavos. Por lo tanto la evolución política económica occidental, es muy distinta, en el cual las clases urbanas de comerciantes y artesanos luchan para quitarle poder al clero y limitarlo a las iglesias y quitarle poder político a los nobles guerreros que además eran rentistas de la tierra; eso lleva al nacimiento del estado liberal moderno con su burocracia profesional que reemplaza al clero, sus ejércitos profesionales que reemplazan a los nobles guerreros, sus parlamentos que representan los intereses de burgueses, artesanos, campesinos y el naciente proletariado urbano.

En el mundo islámico no se da esto de la misma manera. La mezquita se come al estado, la tribu a un sistema de clases. El resultado es que no podemos esperar en el mundo musulmán la misma evolución que el mundo occidental. Adicional a esto, el supertribalismo occidental basado en el lenguaje nunca ha podido cuajar del todo en el mundo árabe.

Tras la expansión fulminante del Islam, nunca se pudo mantener un Califato estable, y finalmente los Turcos Otomanos conquistaron el mundo árabe. De los Balcanes y Rumania hasta Irak y desde Irak hasta Marruecos, desde el Yemen hasta Crimea. Pero solo el desierto del interior de la Península Arábica y el golfo Pérsico siguieron siendo gobernados por pequeños grupos independientes de tribus árabes islamizadas que mantenían sus regiones separadas, pero entre ellas la tribu Saudí era la más importante porque tenía las ciudades sacras de la Meca y Medina bajo su control.

Al otro extremo del mundo árabe estaban los Persas, el eterno imperio, que adoptó como suya una rama minoritaria del Islam, el Chiismo, frente a la mayoría Sunní. Y frente al Islam Sunní relativamente benigno de los Otomanos, los árabes Saudíes crearon una forma radical y fundamentalista del islam Sunní, el Wahabismo como sustento de su resistencia a los Otomanos.
Así, el mundo islámico en el medio oriente estuvo dominado por el Islam, pero básicamente en tres versiones:

  • el Sunní tradicional de los Otomanos con una fuerte influencia del Sufismo en las clases populares,
  • el Sunní fundamentalista de las tribus árabes de la península arábica y
  • el Chiismo, minoría perseguida en el mundo árabe pero que tenía un gran defensor en Persia.
  • Los Otomanos toleraron a los judíos y cristianos que vivían bajo su protección pero dándole un estatus de sometimiento llamado dhimmi.

2. El colonialismo y la modernización impuesta.
El imperio otomano sería musulmán pero al mismo tiempo no era árabe. Y se encontraba en un permanente estado de guerra contra los países cristianos de Europa. Contra España y Venecia, contra polacos, Austrohúngaros y rusos. Poco a poco su desgaste fue sacándolos de los Balcanes en su mayoría cristianos, e hizo que el norte de África fuera vulnerable a las ambiciones de Francia y España que conquistan el Magreb. Por primera vez grandes poblaciones musulmanas estaban bajo dominio cristiano, cuando antes había sido lo contrario en España y los Balcanes. Ante este hecho poco usual, los musulmanes optaron por dos caminos distintos, el primero era la modernización secular, adoptando modas y costumbres europeas, el otro, era el camino de nacionalismo y del fundamentalismo religioso. Surge un movimiento fundamentalista sunní, el salafismo en el norte de África, y se siembran las raíces de la futura Hermandad Musulmana. La India pasa por una evolución similar al derrotar los británicos a los mongoles musulmanes, lo cual pone a los musulmanes de la India bajo control cristiano. El fundamentalismo Deobandismo de muchos musulmanes del sur de Asia, como los talibanes se originó en ese momento.

La decadencia de los Otomanos era evidente, eran vistos como “el hombre enfermo de Europa”, y las potencias europeas estaban ahora repartiéndose los despojos que dejaban en los Balcanes, hecho que las llevaría a la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo la colonia judía en Palestina crecía.

Un breve paréntesis: Los judíos habían tenido un Reino de Israel, pero este tenía la mala suerte que la Tierra Prometida estaba en el cotizado Levante Oriental, el cruce de caminos entre Asia, África y Europa. Un lugar muy cotizado. Su reino teocrático y tribal, típicamente semítico, no pudo defenderse del Imperio Babilónico que destruyeron el primer templo, deportaron a un gran número de judíos a Babilonia y dispersaron a otros por todo el Levante en la primera diáspora, luego los griegos de Alejandro Magno conquistaron las tierras de Judea y Samaria y los Romanos heredaron esta conquista.

Tras la rebelión de Bar Koba, destruyeron el segundo templo y deportaron a los judíos de la tierra de Israel. Se les prohibió vivir en Jerusalén, se cambió el nombre de la región de Judea y Samaria a Palestina en honor a los Filisteos. Sin embargo comunidades judías pequeñas siguieron existiendo a los alrededores de Jerusalén. Pero una gran parte de los judíos fueron deportados como esclavos por todo el imperio romano, y otros escaparon como refugiados hacia el oriente. Este fue el inicio de la segunda y mayor diáspora. Pero en la religión judía el tema del exilio es importante. Hay oraciones en la liturgia que dicen “el próximo año en Jerusalén” o cuando se casan el novio rompe un vaso de vidrio para recordar la destrucción del Templo. Así poco a poco oleadas de judíos Mizrahim, descendientes de los judíos del primer exilio en Babilonia, exiliados judíos españoles fugitivos de la inquisición, y luego oleadas de judíos polacos y del imperio ruso huyendo de los polgroms, se fueron asentando de nuevo en la Palestina Otomana.

Pero no fue hasta el siglo XIX cuando surge con el sionismo secular y la decadencia del impero Otomano una migración masiva a Palestina con la idea de hacer un estado nacional judío de manera secular, sin esperar al Messiah. Esto va a tener consecuencias. Los judíos inicialmente compraban tierras a terratenientes ausentes otomanos, arreglo comercialmente legítimo pero que no tomaba en cuenta a los árabes que vivían en esas tierras. Eso sembró las semillas de un conflicto futuro. Y una copa de veneno sobre el nacionalismo árabe y el islamismo.

Esto se vio agravado por la traición a las tribus árabes por parte de los británicos y franceses en el Levante oriental. Durante la Primera Guerra Mundial los árabes apoyaron a los aliados en su lucha contra el Imperio Otomano, esperando independencia y autodeterminación. En su lugar las potencias coloniales se repartieron entre ellas los territorios del Imperio Otomano.

La modernización de las costumbres e instituciones impuesta desde fuera por los poderes coloniales cristianos fue vista por los árabes como un atentado contra su orgullosa y elegida por Dios civilización, una afrenta al verdadero Islam y una prueba de su decadencia por haberse apartado del Islam. Como una nueva cruzada cristiana.

3. El nacionalismo árabe, auge y derrota
El nacionalismo árabe es hasta cierto punto algo reciente y nunca ha podido sustituir del todo la lealtad que los árabes sienten por su tribu o clan por debajo o por arriba al Islam como aglutinador de la sociedad. Esto tiene consecuencias muy serias para los estados árabes. La más seria, es que los estados coloniales se dividen el Levante de manera irregular, creando colonias a su conveniencia, poniendo grupos religiosos y étnicos disimiles entre varias fronteras hechas a conveniencia colonial.

Los kurdos quedan divididos entre varios estados, estados como el Líbano, colección de grupos étnicos distintos y rivales se forman como el Líbano. Grupos que se odian quedan unidos en el mismo estado. Como los Chiitas y Sunníes en Irak. La inmigración de judíos europeos a Palestina sigue y estos siguen comprando tierras a terratenientes ausentes y poblando la región, creando fricciones con los árabes. Frecuentemente las élites gobernantes de las nuevas colonias provienen de minorías étnicas o religiosas de manera que se asegura su lealtad a la metrópolis colonial pero se hace imposible toda forma de gobierno democrático al marginar a las mayorías de la toma de decisiones.

Frente a todos estos problemas surge como opción el nacionalismo árabe.

El nacionalismo árabe surge tras la derrota del Imperio Otomano, y buscaba unificar una nación Árabe desde Marruecos o quizás Mali en el Atlántico hasta el Golfo Pérsico en el Océano Indico e Irak. El nacionalismo árabe, al igual que el europeo busca unificar el mundo árabe basado en la unidad lingüística y cultural, aunque de manera secular. Era un nacionalismo en el cual la idea original era que musulmanes sunnitas, chiitas, sufíes, cristianos coptos u ortodoxos, judíos, y otras minorías como los drusos pudieran unificarse en una sola patria árabe grande, libre de la influencia del colonialismo Europeo. Michel Affaq el fundador del partido Baath exponía la creación de un nacionalismo secular que unificara el mundo árabe. Pero al igual que el sionismo secular de los judíos, el nacionalismo secular árabe tenía componentes religiosos, ya que desde los 1860s se habla de la traición que los Otomanos habían hecho al mundo islámico árabe llevándolo a la decadencia y pidiendo una rebelión contra el imperio Otomano o por lo menos un cambio en las relaciones entre árabes y turcos dentro de este, así como una vuelta al verdadero Islam y a la modernización.

Esto llevó a los nacionalistas árabes a rebelarse contra los otomanos con ayuda británica. Pero el acuerdo Skyes Picot traicionó la esperanza de una patria árabe independiente tras la Primera Guerra Mundial. El colonialismo fue visto como una nueva humillación y como una repetición de las cruzadas.

Una serie de rebeliones en Irak, Siria, Egipto, Arabia Saudí y el Norte de Yemen lograron autonomía. Y se crearon movimientos separatistas en el Magreb y Palestina. Ya para entonces la reciente migración de judíos a Palestina era una preocupación grave que culminó en incidentes violentos entre judíos y árabes y el boicot de los negocios de judíos en Palestina en 1936. Durante la Segunda Guerra Mundial problemas sobre Irak y Kuwait, ocupada por los británicos, llevaron a una fallida rebelión en Irak que motivó que los británicos terminaran ocupando Irak y la Siria de los franceses de Vichy. Los nacionalistas árabes iniciaron una de sus largas cadenas de errores internacionales, acercándose a la Alemania de Hitler, cuando ésta estaba viendo cómo encontraba la solución final al problema judío.

Terminada la guerra se crea la Liga Árabe. La oposición al Sionismo, la descolonización, el retorno del canal de Suez a Egipto, la creación de una república árabe unida eran ideales. Nasser en Egipto pareció ser la encarnación de estos ideales hasta la guerra de los seis días y su consecuente desastre para la causa árabe.

El nacionalismo árabe entró en declive, muchas de sus aspiraciones anticolonialistas se lograron, las aspiraciones de caudillos y reyes regionales impidieron hacer una causa común. Las minorías étnicas como los Kurdos y religiosas como los chiitas lo veían como un proyecto amenazante. El nacionalismo árabe falló en introducir elementos modernizadores como la separación de poderes, el pluralismo y la democracia. El proyecto nacionalista árabe, se llenó de caudillos autoritarios en Siria e Irak en pugna entre sí, que tuvieron que soportar las humillaciones militares a manos del Estado de Israel. El fracaso económico de los nacionalistas árabes igual que en América Latina, se debe a confundir el nacionalismo con el socialismo y dejó las esperanzas de las masas árabes de una vida mejor frustradas.

Todo esto llevó a un declive del nacionalismo árabe y el surgimiento de su reemplazo, el Islamismo militante.

4. El Islam triunfante.
Los nacionalistas árabes habían fracasado, el mundo árabe era autoritario, pobre, salvo donde existía petróleo y aún allí los jeques vivían vidas fabulosas mientras que los pobres no tanto. Los nacionalistas árabes se habían aliado a los nazis, a la Unión Soviética, y todos estos aliados habían fracasado estrepitosamente contra occidente. Israel había ganado todas las batallas, y expandía su territorio a expensa de los árabes de Palestina. Los líderes nacionalistas árabes eran dictadores terribles y corruptos como Muamar Gadafi, Sadam Hussein, Hafez Al Assad. Nasser nunca pudo cumplir con las esperanzas que suscitó y renunció tras la humillación de la guerra de los seis días. Ante todo esto, que esperanza quedaba? Ya hemos dicho que en la cultura musulmana no existe diferencia entre el Estado y la Mezquita. Samuel Huttington dice que en el Islam, la Mezquita es el Estado. Así que solo quedaba regresar a el modelo original, el Islam Político.

El problema es que el Islam al que se regresa no es al tradicional. El Islam está pasando por el dilema al que se enfrentan todas las religiones al enfrentarse con la modernidad. Adaptarse a la misma en una revolución reformista, o rechazar la modernidad en una reacción fundamentalista. Y en el Islam el reformismo es visto como una adaptación frente a Occidente, frente al mundo colonial, así que la reacción dominante en el Islam actual es el fundamentalismo, el rechazo radical a la modernidad.

Todos los fundamentalistas opinan que su religión es incompatible con la modernidad y hay que aislarse del mundo o echarlo a patadas. Pero ninguna religión interpretada por los fundamentalistas es igual a la religión idealizada a los que ellos quieren regresar. Heráclito dijo que cuando metes una mano al río, y la vuelves a meter después no la metes en el mismo río. Los físicos hablan de que la flecha del tiempo solo marcha en una dirección, que la leche derramada no puede volver al vaso. La entropía solo fluye en una sola dirección. Una religión que prepara una respuesta fundamentalista a la modernidad, nunca podrá restaurar la religión tal como existía antes que surgiera este desafío. El protestantismo nunca pudo restaurar el cristianismo anterior a la baja Edad Media, el judaísmo ultra ortodoxo no es una resurrección del judaísmo ortodoxo histórico, el islam wahabí o salafista no es el Islam de la época de oro de los Omeyas.

El colapso del nacionalismo modernizador hizo perder la fe en la modernización secular y autoritaria de Nasser, del Sha, del partido Baaz sirio e iraquí y de Kaddafi y el boom petrolero de los 1970s permitió que los reinos teocráticos Saudíes y del Golfo invirtieran en la divulgación de formas fundamentalistas del Islam en todo el mundo musulmán. La migración de campesinos a las ciudades trajo masas desplazadas que buscaban nuevas formas de reemplazar los lazos rurales antiguos.

En Latinoamérica ha sido el fundamentalismo protestante el que ha tomado lugar entre los hijos de emigrados a las ciudades. En el mundo islámico es el Islam radical. A esto se suman dos hechos importantes: Como los nacionalismos modernizadores eran autoritarios, no se pudo desarrollar una sociedad civil moderna. Y como los partidos eran clandestinos, la religión se convirtió en el aglutinador a la oposición a los autoritarios seculares.

El primer gran golpe se da en Persia, cuando el Sha es derrocado y se proclama la República Islámica de Irán. La cual es revolucionaria por dos razones. Primero es Islámica, lo cual no es una novedad, en un mundo donde hubo Califatos, pero más amenazadoramente, es una República, con líderes fundamentalistas, pero líderes electos.

El ejemplo iraní se convirtió en una amenaza tanto para las monarquías teocráticas como para los dictadores seculares árabes. Luego viene la invasión soviética de Afganistán, un estado ateo invade un país musulmán para modernizarlo por la fuerza. Es síntoma de todo lo que los fundamentalistas no quieren, y éstos declaran la guerra santa. Los Estados Unidos y los militares paquistaníes apoyan a los fundamentalistas. Los Saudíes son los grandes ganadores de esta guerra santa ya que la usan para movilizar a todos los fundamentalistas del mundo islámico. Poco a poco los fundamentalistas van ganando espacios a los nacionalistas. Los Hermanos Musulmanes frente a los nasseritas en Egipto, Hamas frente a la OLP entre los palestinos.

5. Una falsa primavera se marchita.
Los neoconservadores son una resurrección del hegelianismo de derecha pre-marxista. Si uno le quita Cristo al cristianismo, termina con el Judaísmo. Si uno le quita Marx al marxismo, vuelve a Hegel. Para Hegel la democracia liberal burguesa es el resultado final de la idea Cristiana. El fin de la Historia.

Los neoconservadores son una encarnación moderna de los Calvinistas y de los Trotskistas, en el sentido que no basta con construir la iglesia reformada o el socialismo en un solo país, es necesaria la evangelización o la revolución mundial. Para los neocons no basta con que los países evolucionen por su cuenta hacia la democracia liberal, tienen que usar a los Estados Unidos como la Ginebra de Calvino, como el centro de subversión prodemocrática del mundo. Envalentonados por la derrota de la Alemania nazi y la creación exitosa de la República Federal Alemana, y por el fin de la Guerra Fría, los neocons vieron la oportunidad de repetir este éxito en el Medio Oriente. Ya no se trata de contener tiranos, sino de derrocarlos e imponer la democracia. Primero fue Saddan Hussein, luego Gadafi, luego con Bashir El Assad. Se olvidaron que el Medio Oriente no es Europa, si se le da a la gente el derecho a votar, los mejor posicionados para ganar elecciones son los fundamentalistas.

Se hacen elecciones en Gaza, gana Hamas, se hacen elecciones en Argelia, las anulan los militares cuando ganan los fundamentalistas salafistas, se hacen elecciones en Egipto, las ganan los Hermanos Musulmanes. Se tumba a Saddam Hussein, el Irak cae en una guerra civil entre Chiitas y Sunníes. No contentos con esto buscan tumbar a los El Assad, y las facciones que quieren llenar ese vacío son mayoritariamente Islamistas. Los demócratas seculares (o por lo menos, menos islamistas,) en los cuales los neocon norteamericanos tuvieron tanta fe, nunca han tenido el apoyo económico ni popular que los islamistas radicales afiliados a Al Qaeda y otros peores.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, el Sha fue reemplazado por los Ayatolas, los comunistas afganos por los talibanes, ¿que esperaban que sucediera en el mundo árabe?

6. Salvando a Siria de ella misma.
Siria es una creación del colonialismo occidental, como casi todos los “países” árabes. Antes era una provincia más del Imperio Otomano. El hecho de que muchos países- estados árabes sean creaciones del colonialismo, los hace nacer con una crisis de identidad importante. Y peor, estos estados coloniales, al igual que en África, tienden a estar divididos de manera religiosa y étnica de una manera que no beneficia a sus habitantes, sino a las potencias coloniales. De ser un pueblo semita arameoparlante, pasan a ser provincia asiria, babilónica, persa, griega y romana, luego bizantina, árabe y turca otomana. Finalmente siria fue francesa. En autogobierno no ha sido su fuerte por más de tres mil años. En 1946 se rompe la maldición de pasar de un imperio a otro. Francia les da la independencia.

Mientras se negocia con el Líbano e Irak, el tema de la unidad árabe, Siria vive una larga cadena de golpes militares. En 1955 por fin se celebran elecciones y gana el partido pronasserista que lanza con Nasser la República Árabe Unida con Egipto. Esta unión con Egipto los lleva al desastre de la guerra de los seis días y la pérdida de las alturas del Golán. En 1970 Hafez EL Assad toma el poder tras un golpe de estado y gobierna con mano de hierro por treinta años pese a la derrota militar de la guerra del Yom Kippur. Tras su muerte en el año 2000 es electo mediante el método de candidatura única su hijo Bashar Al Assad. Lo que nos trae a la situación actual.

El fracaso del modelo nacionalista-socialista en lo económico trajo como resultado la Revolución de los Jazmines en Túnez en diciembre del 2010. En un movimiento comparable a las revoluciones hispanoamericanas entre 1810 y 1821, o a las revoluciones europeas de 1848, o la revolución juvenil de 1968, se convirtió en un movimiento popular trasnacional. En el 2011 este movimiento llega a Siria y surgen las presiones para que Bashar Al Assad haga reformas o deje el poder. Poco a poco el país va hacia la guerra civil cuando Al Assad se niega a hacer reformas económicas y políticas.

7. Las partes interesadas.
Es claro que el gobierno sirio quiere mantener su poder a toda costa. La pregunta es qué busca Rusia? Supuestamente Rusia busca mantener en el poder un gobierno legítimamente elegido frente a la amenaza de yijadistas islámicos que son un peligro mundial. Pero muchos dicen que en realidad busca otra cosa. Porque es claro que el Estado Sirio y la economía siria han muerto, el estado sirio se desintegra, aunque El Assad gane la guerra civil y se quede en el poder, va a tener un país arruinado y sin legitimidad política con gente que secretamente lo odia, con una economía totalmente destruida. Convertido en un paria internacional fuera de Irán, China y Rusia. Un país donde una minoría alawita muy pequeña, menos del 20% de la población domina una mayoría sunní que lo detesta y que solo podrá gobernar mediante el terror y la masacres de la población civil.

Siria es un cliente menor del ejército ruso, pero no es un país que económicamente signifique muchas ganancias para Rusia, de hecho Rusia pierde mucho apoyándola. Entonces qué quiere Putin?

Varias cosas quiere. Putin quiere desafiar el resultado de 1989 que dejó a los Estados Unidos como única superpotencia, quiere demostrar que hay que tomar en cuenta a Rusia en los asuntos mundiales. Y que el mundo no es unipolar.

Pero hay un interés económico más profundo que se enmarca en la rivalidad intraíslámica entre Chiitas y Sunníes que obliga a Rusia a tomar parte por el bando Chiita. El islam Chiita, surge como una secta minoritaria de los primeros días del Islam, cuando se determinó el tema de la sucesión de Mahoma y que terminó con la muerte de Ali, la persona que ellos estimaron que era el sucesor legítimo del Profeta. El chiismo está fundado por los sucesores de Ali. Estos fueron minoritarios en el mundo árabe peninsular, pero cuando los árabes sunníes se lanzan a conquistar el mundo para convertirlo al Islam, muchos grupos minoritarios adoptaron el Islam Chita como su forma del Islam. Si tenían que ser musulmanes, iban a ser musulmanes de manera distinta. Entre éstos, los rivales históricos de los árabes, los persas, son el grupo más notorio. Los chiitas son mayoría en Irán y Azerbaiyán que no son países árabes, y en Irak y Bahraim entre los países árabes. En el Líbano son 35% de la población, y en Siria los Alawitas, secta chiita iniciática a la que pertenece Assad, tienen entre 1.5 a 3 millones de habitantes.

Los alawitas habían sido históricamente discriminados por la mayoría sunní siria, y los franceses usaron a esta minoría para las fuerzas armadas y la burocracia en el sistema colonial. Al ser minoría dependían del poder colonial francés para tener poder. O en la dictadura militar después de terminado el período colonial. En Irán pasó lo contrario. La mayor parte de la población es chiita, así que los colonialistas ingleses reclutaron a los militares y burócratas entre la minoría sunní. En una democracia, en Siria los sunníes ganan. En una democracia en Irak los Chiíes ganan. Por eso los partidos nacionalistas trataban de evitar el tema religioso para incorporar a las minorías y tenían que gobernar de manera autoritaria y secular en una región donde la religión pesa.

Irán es el gran abogado de los Chiíes en la región. Apoyan a la milicia Hezbollah en el Líbano y a El Assad en Siria, minorías Chitas que se verían avasalladas por una mayoría sunní de no ser por el apoyo militar de Irán. Y se han beneficiado mucho de la invasión norteamericana en Irán porque ahora los chiíes, en una votación democrática van a poder formar el nuevo gobierno. Por otro lado el gran abogado de los sunníes es Arabia Saudita, que ve con preocupación el poder militar de Irán. Los Saudíes ven con preocupación cómo se crea una república democrática chií en Irak, algo que preocupa a su monarquía absoluta sunní. Por otro lado, saben que en Siria, de haber votaciones, los sunníes ganarían las elecciones. Así que los Saudíes buscan que en Siria haya un gobierno sunní y en Irak también. El vehículo perfecto para esto son grupos islamistas armados como Al Qaeda y el Estado Islámico de Irak, Siria y el Levante, ISISL.

Como decíamos antes, en esta rivalidad intraislámica hay un tema económico. Los saudíes buscan crear un oleoducto a través de Irak, Siria y Turquía a Europa. Este oleoducto evitaría que los Iraníes pudieran presionar a los Saudíes bloqueando el Golfo Pérsico y haría del petróleo Saudí el más barato en el mercado europeo, sacando a otros países árabes y a Rusia del mercado. Para hacerlo, los saudíes necesitan gobiernos amigos en Irak, Siria y en Turquía. Ya los tiene en Turquía, pero en Siria e Irak no está clara la cuestión.

Por otro lado Rusia, cuya economía depende de los hidrocarburos hacia Europa tiene mucho que perder, Irán también pierde poder, su petróleo no es competitivo y no tiene como amenazar militarmente las exportaciones saudíes. Hay que detener ese oleoducto a toda costa.
Es claro que los saudíes y los turcos tienen una guerra por proxi con los rusos y los iraníes por el control de Siria e Irak.

En la Unión Europea los alemanes claramente simpatizan con los sunníes, porque tener un oleoducto directo a Arabia, hace a Europa menos dependiente de los rusos. Un objetivo de la política exterior alemana desde los tiempos del Káiser ha sido mantener a los británicos y rusos fuera de Europa y a Europa unida bajo el liderazgo alemán. Pero para esto necesitan la ayuda de los Estados Unidos, algo que con Obama estaba garantizado pero no con Trump.

La ONU y la Liga Árabe han tratado de encontrar una solución pacífica al conflicto pero esto ha sido imposible. Como espectadores interesados están Israel y los Kurdos, los que están esperando sacar algo de este conflicto más allá de éste. Israel tiene una posición ambigua, por un lado han dejado en claro que no desean que EL Assad se vaya, prefieren a un enemigo conocido y débil a un enemigo que puede ser popular y fuerte. Se han preocupado por mantenerse fuera del conflicto, pero está claro que mientras más quede destruido el estado sirio más deja de ser una amenaza militar para Israel.

El problema es que mientras dure el conflicto, no se sabe que pasa, antes militares israelíes y sirios se miraban las caras a través de una zona desmilitarizada manejada por la ONU. Ahora, parte de la frontera está dominada por militantes del Estado Islámico y otra parte, por el gobierno sirio y Hezbollá. Irán puede ahora establecer un corredor a través de Irak y conectarse con la frontera Israelí, algo sin precedentes. Por eso parece haber un pacto de no agresión entre el ISISL e Israel. A Israel le conviene que la guerra se prolongue y que de ser posible ambas partes pierdan. Pero si tiene que perder una parte, que Irán no esté entre los ganadores. Israel busca calladamente negociar con rusos y turcos para militar el rol de los iraníes y Hezbollá en la guerra civil siria. Y al mismo tiempo los israelíes aprovechan la distracción de la guerra siria para afianzarse en el banco occidental del río Jordán y en Jerusalén a los cincuenta años de su conquista militar y ganarle terreno a la Autoridad Palestina.

Que quieren los Kurdos? Los kurdos quieren su estado propio, que está dividido entre Turquía, Siria, Irak e Irán. Con el fin de Saddam Hussein, ya han logrado autonomía en Irak y la han defendido contra ISISL. Con la guerra civil siria, parecen luchar por crear una zona autónoma en el norte de Siria, pese a la oposición de los turcos. Pero todavía no logran el apoyo formal para un Kurdistán independiente.

Los turcos buscan su oleoducto a Arabia, buscan que los kurdos no formen estado independiente, y parecen apoyar a ISIL que lucha contra el gobierno Sirio y contra los Kurdos. Erdogan está aprovechando la coyuntura para afianzar su poder en Turquía.

Con la ayuda rusa el gobierno sirio parece estar ganando, tomando a sangre y fuego el norte de Siria. Y la existencia de ISIL, parece haber enfriado el apoyo de occidente a los rebeldes, ya que Assad parece ahora el mal menor.

Por ahora la guerra ha dejado tras más de seis años de lucha, casi medio millón de muertos, y más de 10 millones de desplazados, pero el fin no está a la vista.

About the author

Ricardo Soto

Ricardo Soto Barrios, abogado, especialista en políticas públicas, egresado de la Universidad Santa María la Antigua. Políticamente liberal, ha participado en muchos proyectos donde se analizan las políticas públicas de Panamá desde un punto de vista liberal y se proponen alternativas. Ha trabajado en la Policía Nacional de Panamá, el Ministerio de Gobierno, y AMPYME, además de ejercer la práctica privada.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $50627.60 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4369.04 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $162.27 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!