Acción Humana Disrupción Opinión Politica y Actualidad

Discurso de Mart Laar, Premiado sobre la Libertad en Estonia

Mart Laar

En Mayo de 2006, el ex primer ministro de Estonia, Mart Laar, recibió un premio nombrado en honor al hombre que le hizo creer que su país podía lograr la libertad económica: El Premio Milton Friedman por el Avance de la Libertad.

Mart Laar fue seleccionado en reconocimiento a su trabajo visionario para liberar a Estonia de los vestigios del comunismo y demostrar al mundo que un gobierno limitado y el libre comercio son las claves para la prosperidad. Durante su mandato como Primer Ministro, Mart Laar ayudó a su país a lograr un crecimiento económico récord mediante la instauración de un impuesto único y bajo (Flat Tax), la abolición de aranceles para fomentar el comercio internacional y la privatización del 90 por ciento de las industrias dirigidas por el gobierno. La dedicación de Mart Laar al progreso y la libertad económica permitió que el antiguo estado comunista se convierta en una de las economías más dinámicas del mundo, ubicándose entre los 10 países principales en el índice de Libertad Económica del Mundo de ese año.

Mart Laar no es economista, pero entendió que su país necesitaría reformas drásticas para superar la crisis financiera post-soviética. Se basó en el libro de Milton Friedman, ‘Libre para elegir’. Las recomendaciones de Friedman sobre la privatización de las industrias gubernamentales, un impuesto único y bajo y la abolición de aranceles para fomentar el comercio internacional impresionaron a Mart Laar sobre cómo  se podía impulsar la economía de su país de una forma simple y práctica.

Al recibir el premio, éste fue su discurso: “Queridos amigos, damas y caballeros, es un gran honor para mí aceptar el Premio Milton Friedman. Este premio no es solo para mí; también es un premio para todas las personas que hicieron posible el milagro estonio. Cuando quieres cambiar tu país, no puedes hacerlo solo, ni siquiera con la ayuda solo de tu gobierno. Solo las personas de un país pueden hacer posible un cambio real. La tarea del gobierno es empoderar a estas personas, confiar en ellas, darles la libertad para tomar sus decisiones y hacer que los milagros sucedan.

Crecí en una sociedad donde no había libertad. En las sociedades libres, es difícil entender lo que realmente significa la libertad. Solo puedes entender lo que es la libertad cuando la has perdido. Y cuando vives en una sociedad donde la libertad no existe, solo entonces puedes saber cuán valiosa es.

‘Libre para elegir’ de Milton Friedman ya no es el único libro de economía que he leído, pero fue el primero que leí. Los libros marxistas sobre economía no cuentan realmente, porque todos están equivocados. Ronald Reagan una vez dijo, cuando le preguntaron la diferencia entre marxistas y antimarxistas, dijo que los marxistas son aquellos que han leído los libros de Karl Marx y los antimarxistas son aquellos que lo han entendido. Cuando has vivido en una sociedad comunista, no es difícil entender cuán equivocadas eran esas teorías.

Estonia recibió muchos consejos de otras naciones sobre cómo trabajar el camino hacia la libertad. Muchos países occidentales, incluidos los Estados Unidos, nos dieron consejos que apoyaban un Estado grande, un gobierno grande, grandes gastos, impuestos altos e impuestos progresivos. Y en este contexto, debo decir que fue muy útil, una vez más, recordar la época soviética. Porque la primera vez que escuché el nombre de Milton Friedman fue en plena época soviética, cuando leía en los periódicos o en boletines de propaganda sobre un economista occidental muy malo y peligroso llamado Milton Friedman. En ese momento, no sabía nada sobre las ideas de Friedman, pero estaba bastante seguro de que si eran tan peligrosas para los comunistas, él debía ser un buen hombre.

Todavía recuerdo cuando vi por primera vez una traducción al estonio del famoso libro de Friedman. Recuerdo mirar el título, ‘Libre para elegir’, y pensar que las palabras ‘libre’ y ‘elegir’ eran absolutamente inimaginables para los comunistas.

Cuando leí el libro, las ideas me parecieron muy lógicas. En ese momento, realmente no sabía que no muchos países habían implementado esas ideas. Friedman enfatizó que las mejores formas de fomentar el progreso económico eran un impuesto único y bajo y abrir la economía para el libre comercio. Pero lo que más me impresionó en su escritura fue su confianza en la libertad y en las personas. Era muy claro que solo al quitarle poder al gobierno y empoderar a las personas, un país puede lograr algo realmente. Porque el gobierno no está creando milagros; las personas lo están haciendo. La única tarea del gobierno es darles la oportunidad de tener éxito.

Pensar en economía en términos de logros humanos fue una idea que llevé conmigo durante el proceso de reforma en mi país. Por supuesto, cuando comencé a introducir reformas, me encontré con muchos expertos occidentales que decían que estaba absolutamente loco porque nadie había introducido ninguna de las ideas de Milton Friedman. Muchos de ellos me dijeron que Milton Friedman era un economista muy derechista y poco serio que no sabía nada sobre teorías económicas reales.

Tuve algunas dudas cuando estos expertos económicos muy bien parecidos y muy bien educados desacreditaron a Friedman. Afortunadamente, entonces solo tenía 32 años, y a esa edad, no confías en los expertos mayores y más inteligentes que te dicen que lo que quieres no se puede lograr. Para mí, Milton Friedman parecía un hombre muy bueno, especialmente cuando recordaba cuánto lo odiaban los comunistas. Y encontré el coraje para presionar por lo que creía que llevaría a mi país hacia la libertad.

Estas ideas han tenido un gran éxito. Realmente hemos empoderado a las personas en Estonia. Los hemos liberado para tomar decisiones que ayuden a avanzar al país. Los resultados son asombrosos. Cuando miras a Estonia ahora, es difícil recordar claramente cómo era en 1992. El gobierno no es responsable de ese cambio; lo son las personas. El papel del gobierno es darles a las personas la oportunidad al abrir la economía y al crear un sistema de impuestos que no castigue a las personas que trabajan más y ganan más dinero, sino que las anime a hacer algo con sus vidas. Una buena política gubernamental puede darles a las personas la oportunidad de crear algo, ser innovadoras, mirar hacia el futuro, soñar y hacer realidad esos sueños. Creo que de eso se trata la libertad.

El último Premio Milton Friedman fue otorgado al brillante economista Hernando De Soto, quien argumentó de manera tan persuasiva en contra de la confiscación de propiedades defendida por Karl Marx en el Manifiesto Comunista. Estoy muy orgulloso de recibir este premio por argumentar en contra de otra tesis de Karl Marx, el impuesto progresivo sobre la renta. Un sistema de impuestos de este tipo va en contra de lo que significa realmente la libertad. Realmente apoyo y animo a todos a apoyar la idea de tener una revolución fiscal como la que tuvimos en Estonia, no solo en Europa Central y Oriental, donde creo que durante los próximos cinco años todos los países adoptarán el impuesto único sobre la renta, sino también llevar esto a otras partes de la civilización occidental. Si no lo hacemos, la libertad no tendrá éxito.

La tributación progresiva fue central en la visión del mundo de Karl Marx. Lamento mucho ver que en el mundo occidental el pensamiento marxista sigue siendo tan popular. El comunismo no está muerto en Occidente. Cuando camino por las calles de Nueva York, veo camisetas con imágenes de Che Guevara, Mao Zedong y Lenin, los mayores asesinos del siglo XX. Realmente no lo entiendo. ¿Es este un país libre? ¿El comunismo realmente está muerto?

Todavía hay países en el mundo donde el comunismo florece, y no estamos haciendo lo suficiente para hablar sobre lo que realmente significa el comunismo y lo que los comunistas a lo largo de la historia han hecho en nombre de su ideología. China, incluso con sus modestas reformas económicas, todavía es una dictadura donde la palabra ‘democracia’ está prohibida, y no hablamos lo suficiente sobre eso. Creo que una razón por la que seguimos viendo dictaduras populistas en América del Sur es que aún no hemos tomado una postura para declarar que el comunismo es tan malo como el nazismo o cualquiera de las otras ideologías verdaderamente malvadas del siglo XX. Hemos subestimado el poder de estas ideas malvadas.

El presidente Ronald Reagan fue ampliamente criticado en todo el mundo occidental cuando llamó al comunismo un ‘imperio malvado’. Pero recuerdo mis propios sentimientos cuando lo escuché decir esas palabras; él fue el primer político que escuché que no tenía miedo de decir la verdad. Todos debemos ser lo suficientemente valientes para decir la verdad.

Realmente felicito al Instituto Cato por el trabajo que están haciendo en todo el mundo para ofrecer la verdad sobre la libertad y sobre la libertad. Quiero ver que esta tarea tan difícil de difundir la libertad en todo el mundo progrese. Sin libertad, nuestras vidas están vacías y no tienen sentido. La libertad es lo que nos da las herramientas para lograr. La libertad es lo que eleva nuestros espíritus. Y en este contexto, solo puedo agradecer una vez más a Milton Friedman, al Instituto Cato y a todos ustedes que han apoyado esta idea en todo el mundo. Cuando todos avanzamos juntos en esta dirección, podemos hacer del mundo un lugar mejor.”

Este artículo apareció originalmente en la edición de julio/agosto de 2006 del Informe de Política de Cato.

About the author

Redaccion GCC Views

Grupo de redactores de GCC.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $61651.53 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $3395.84 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $85.08 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!