Acción Humana Politica y Actualidad

La Fundación de Georges Soros se va de Hungría y culpa al gobierno derechista de Orban.

Cartel de la campaña del Gobierno húngaro contra George Soros en una calle de Budapest el pasado octubre. A. KISBENEDEK AFP

La presión del gobierno de Viktor Orban acabó con décadas de presencia en Hungría de la fundación del multimillonario estadounidense George Soros, que traslada sus actividades de Budapest a Berlín y denuncia la política “represiva” de las autoridades húngaras.

La fundación Open Society (OSF, por sus siglas en inglés), que financia numerosas oenegés en Hungría y en el mundo, anunció este martes su marcha con palabras muy duras hacia las autoridades húngaras.

‘Se ha vuelto imposible proteger la seguridad de nuestras operaciones y nuestro personal en Hungría de la interferencia arbitraria del gobierno’, dijo Patrick Gaspard, presidente de Open Society Foundations, en un comunicado.

Aunque OSF dispone de sucursales en numerosos países, incluida una importante oficina en Nueva York, el traslado de sus actividades y de un centenar de empleados desde Budapest hasta Berlín tiene un significado altamente simbólico.

El multimillonario estadounidense George Soros, de 87 años, nació en Hungría de donde se exilió en 1946 tras huir del nazismo, y comenzó allí su labor filantrópica en 1984, bajo el régimen comunista.

Soros es famoso por apoyar las causas más progresistas, desde la ideología de género hasta la tribalización racial, pero su idea fija, su obsesión, parece ser acabar con las fronteras y las identidades nacionales. El antiguo bloque comunista ha estado en el punto de mira del millonario incluso antes de que dejara de serlo. A principios de los ochenta empezó a crear fundaciones y centros allí para difundir su visión de ‘sociedad abierta’. En 1979 empezó a implantar en estos países su fundación matriz, la Open Society Foundation, al tiempo que hacía lo mismo en África, Asia y Latinoamérica. En 1992 fundó en Budapest su Universidad Centropeuropea en la que se formaron cuadros directivos que habrían de nutrir empresas y partidos de Europa del Este y la propia Rusia.

Antes de las elecciones legislativas celebradas el 8 de abril en Hungría, Viktor Orban, exdisidente anticomunista que años atrás había obtenido una beca de Soros, convirtió al hombre de negocios en el enemigo número uno del país.

“No derramaremos lágrimas de cocodrilo” tras el anuncio de la salida de OSF, declaró el gobierno húngaro a la agencia AFP.

“Campaña de odio”

El primer ministro húngaro, que acaba de ser reelegido con amplia mayoría para un tercer mandato consecutivo, basó su campaña electoral en el rechazo de la inmigración, en un país que apenas acoge a un puñado de demandantes de asilo.

Orban acusa a Soros de querer inundar Hungría y Europa de inmigrantes, a través de las organizaciones que financia.

El gobierno húngaro “invirtió más de 100 millones de euros  (119 millones de dólares) en fondos públicos en una campaña de odio” destinada a “difundir mentiras sobre la fundación y sus socios”, se indignó OSF este martes.

En 2017, las autoridades pusieron en todo el país carteles con la cara de Soros y avisos a la población, y enviaron “cuestionarios” contra el empresario a todos los hogares. Los detractores de Orban criticaron el carácter antisemita de esa campaña en la que el primer ministro presentaba al hombre de negocios estadounidense, de origen judío, como una figura de la “élite mundial” y de los especuladores “sin patria”.

El gobierno húngaro mostró su intención de proseguir su ofensiva contra el multimillonario y se dispone a presentar ante el Parlamento un nuevo conjunto de leyes llamado “Stop Soros”, que prevé tasar las oenegés “que apoyen la inmigración” y hacer vigilar su personal por los servicios de inteligencia.

En 2017, el Parlamento aprobó varias disposiciones para reforzar el control gubernamental sobre las oenegés que reciben fondos extranjeros, con las organizaciones de Soros en el punto de mira.

Todos esos obstáculos influyeron en la decisión de OSF de abandonar el país, indicó la fundación, que aseguró, no obstante, que seguirá “apoyando” el trabajo de la sociedad civil en Hungría.

Rusia fue el primer país en pararle los pies a Soros y frenar su injerencia en la política nacional. Soros tiene una especial inquina contra Putin y un plan para desestabilizar el país, el ‘Proyecto Rusia’, que preveía una repetición de los levantamientos ‘espontáneos’ de Ucrania en varias ciudades del país. Pero en noviembre de 2015, la oficina del Fiscal General anunció la proscripción de las actividades de las fundaciones de Soros en Rusia alegando riesgo para la seguridad nacional.

En Macedonia, el “frente antiSoros” está encabezado por el exprimer ministro Nikola Gruevski, obligado a dimitir tras una oleada de protestas ‘inspiradas’ por Soros mientras el país se llenaba de refugiados procedentes de Grecia. Gruevski acusa a Soros de querer destruir su país por completo. En Polonia, donde Soros tuvo en tiempo una enorme influencia y del que ostenta el cargo honorífico de Comandante con Estrella de la Orden del Mérito de la República de Polonia, el más alto honor que puede recibir un extranjero, ya se han levantado voces en el Parlamento exigiendo que se le prive de este honor, alegando que financia elementos “antidemocráticos y antiplacos con vistas a combatir la soberanía de Polonia y su cultura cristiana nativa”.

En la República Checa, el presidente Milos Zeman declaró en una entrevista en 2016 que “algunas de sus actividades son, cuando menos, sospechosas y se acercan a modos de injerencia en los asuntos internos de los países”. Opiniones similares empiezan a repetirse en Letonia y Lituania también.

Viktor Orbán es uno de los pocos políticos que en su propia y proclamada visión se está enfrentando de frente a los mundialistas y a los izquierdistas que trabajan por la instauración de un gobierno mundial. La apropiación del leguaje en este punto es relevante, dado que Soros propone una Sociedad Abierta. ¿Quien lleva la razón entonces?

Ticker

1 BTC = $49001.37 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $1572.00 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $182.51 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Media of the day

Advertisement

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0