Marcos Regulatorios Opinión Politica y Actualidad Uncategorized

El desempleo, la informalidad y el Código de Trabajo.

Muchas personas se quejan de que Panamá tiene una economía de servicios, y no tiene una industria aceptable. También nos quejamos de que Panamá tiene un nivel de informalidad alto que debilita la seguridad social y que además lleva a muchos jóvenes a la delincuencia.

Lo que no decimos es de dónde sale este problema. Este problema viene del Código de Trabajo.

El Código de Trabajo se fundamenta en el código de trabajo mexicano de esa época y está influido por las ideas de Carlos Marx. Ve a los trabajadores y empresarios como dos factores antagónicos, y a los trabajadores como seres inferiores, casi como niños que el estado tiene que proteger.

El resultado de esto es que se crea un ambiente de rivalidad entre empresarios y trabajadores que aleja de Panamá las inversiones de mucho capital, lo cual solo permite que el sector terciario progrese. El principal problema es por ejemplo el secuestro laboral de la empresa durante una huelga, algo que ahuyenta a las grandes inversiones de capital. Por lo tanto los empresarios o evitan invertir en Panamá en estos temas o bien piden la creación de jurisdicciones especiales donde estas normas no se apliquen, creando así dos países, el país normal y el país de los inversionistas.

El desempleo y la informalidad son producto de un Código de Trabajo que hace muy caro contratar porque es muy caro despedir. Los costos de salida son demasiado altos, el salario mínimo es demasiado alto, los costos de los sobretiempos también. Hay que pagarles a los trabajadores mucho más de lo que producen. El resultado es que se contrata al mínimo para poder funcionar.

Veamos alguno de los problemas:

1. Costos de salida o de despido muy altos. Se hace caro contratar personal. Esto se agrava con los aumentos automáticos cada dos años del salario mínimo.
2. La irrenunciabilidad de los derechos laborales hace muy difícil bajar salarios o prestaciones de los trabajadores para salvar una empresa en quiebra. Aunque ambas partes estén de acuerdo, es ilegal.
3. El secuestro laboral de las empresas, durante una huelga, algo que se hace en muy pocos países, hace muy riesgosa la inversión en Panamá de inversiones intensivas de capital.
4. La falta de igualdad ante la Ley procesal que favorece a los trabajadores no facilita una relación laboral armónica.
5. La limitación al 10% del trabajo de extranjeros en las empresas, cuando en los países con economías de servicios como Panamá lo normal es un 30%. Y ahora el Ministerio de Trabajo, surfeando la ola xenofóbica, emite nuevas regulaciones para hacer más difícil todavía cumplir con el 10% legal, haciendo las multas por contratar extranjeros, más caras y limitando la capacidad de las empresas de contratar técnicos extranjeros temporales. Para una empresa con menos de 7 empleados es imposible. En otras palabras se sigue usando la legislación laboral para favorecer a las grandes empresas.
6. No existe algo comparable al programa alemán arbeitschule para integrar a los jóvenes a la masa laboral con habilidades.

Todo esto tiene un efecto anquilosante en la sociedad panameña. La carga laboral del Código de Trabajo la sienten primero los pequeños empresarios antes que los grandes, que pueden tener abogados de planta y personal de recursos humanos adecuado. Por algo los grandes empresarios son los menos interesados, menos aún que los dirigentes sindicales, en que no se reforme el Código de Trabajo. Les ahorra dos grandes problemas: El tener que competir con pequeños empresarios emprendedores y el tener que competir con empresarios de afuera.

Panamá, antes del boom inmobiliario causado por las políticas monetarias expansivas de la FED, sufría de un desempleo crónico y una elevada informalidad, causada principalmente por el Código de Trabajo. En el 2004, la informalidad era del 46% de la mano de obra local, y llegó a su punto más bajo en el 2011, con un 37%. Luego ha ido incrementándose nuevamente, llegando al 40% en el 2016. El Ministro de Trabajo actual, lejos de buscar una reforma de las normas laborales para cambiar esta situación, más bien ha elegido cumplirlas a rajatabla, lo cual ha disminuido la informalidad en las empresas formales, ya que éstas no quieren exponerse a sanciones por parte del Ministerio de Trabajo. Pero no lo hacen formalizando a los trabajadores informales sino contratando menos y reduciendo las planillas. Y es que el problema no está en aplicar la ley laboral, sino en cambiar una ley laboral mala. El resultado es que en los últimos años, el empleo informal ha aumentado en un 26% mientras que el formal solo en 10%.

Todo esto trae consecuencias. La delincuencia y el fenómeno de los NiNis que ni estudian ni trabajan es uno de ellos. La legislación laboral actual hace muy caro y difícil contratar a analfabetos funcionales y pagarles el salario mínimo, para luego no poder despedirlos si no cumplen con la empresa. Sencillamente no es rentable. El resultado es una gran masa de personas no empleables.
Pero la ceguera del gobierno actual los hace ser más papistas que el Papa. Un gobierno formado por panameñistas parece más empeñado en hacer cumplir a rajatabla una legislación laboral heredada de los militares que los gobiernos del PRD, herederos de los militares o los CDs.

Esta situación no pinta bien, y por más que veamos en los extranjeros un conveniente chivo expiatorio, el problema está en nuestra legislación laboral. Mientras no lo enfrentemos los problemas sociales se van a poner peor y peor.

About the author

Ricardo Soto

Ricardo Soto

Ricardo Soto Barrios, abogado, especialista en políticas públicas, egresado de la Universidad Santa María la Antigua. Políticamente liberal, ha participado en muchos proyectos donde se analizan las políticas públicas de Panamá desde un punto de vista liberal y se proponen alternativas. Ha trabajado en la Policía Nacional de Panamá, el Ministerio de Gobierno, y AMPYME, además de ejercer la práctica privada.

1 Comment

Click here to post a comment

  • Muy interesante y muy acertado. Yo le agregaría que el Código de Trabajo, además de lo mencionado, debe estar orientado a proteger el empleo y las fuentes de empleo. La protección del empleado y las conductas paternalistas por parte del estado, como es hoy, terminan promoviendo la mediocridad en vez que la excelencia. Los empleadores terminan ‘sufriendo’ con empleados que rinden a medias, lo cual también impide o frena el crecimiento de la empresa y de los profesionales que si quieren crecer. Estos terminan desgastándose ‘arreglando’ los desastres de los mediocres, siendo robados del tiempo y la oportunidad para desarrollar cosas mas grandes y mejores que redunden en beneficio para todos: empleados, empresa y país.

Ticker

1 BTC = $6402.83 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $215.33 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $57.30 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Latest News

    Media of the day

    Advertisement

    Advertisement

    ISA Libros

    Conectate

    Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

    Translate »
    0