Uncategorized

ADN Canino: una solución contra la suciedad en la vía pública

ADN canino

En una ingeniosa y algo hilarante estrategia, más de 80 ayuntamientos en toda España han implementado un sistema revolucionario para atrapar a los propietarios irresponsables que no recogen los desechos de sus canes en la vía pública. ¿Su arma secreta? ¡ADN Canino! Sí, has leído bien, ahora el ADN de Fido puede ser la clave para identificar a los infractores detrás de los desagradables desechos caninos esparcidos por las calles.

Este innovador enfoque, desarrollado por la empresa ADN Canino, implica la creación de una exhaustiva base de datos de ADN de todos los perros censados en el municipio. ¿Cómo? Con una simple muestra de saliva. Ahora, cuando las patrullas de la Policía Local descubren estas “sorpresas” no deseadas, no necesitan atrapar al dueño infractor en el acto. Simplemente recogen una muestra, la envían al laboratorio y, ¡bingo!, el propietario incívico es identificado.

“La idea es realizar primero un registro de todos los perros de un municipio. Tomando una muestra de saliva de cada uno de los perros se crea una base de datos con el ADN. Con ese registro, podemos identificar tanto actos incívicos como dejar excrementos en la vía pública, como actos delictivos”, explica Enrique Perigüell, CEO de ADN Canino.

Pero, ¿qué pasa con aquellos astutos dueños que piensan que pueden eludir este sistema entregando falsas muestras de ADN o simplemente no registrando a sus mascotas? Los astutos ayuntamientos han tomado medidas: actualizan las ordenanzas municipales para exigir la entrega del ADN de cada perro como requisito para pasear por las calles. ¡La era del anonimato canino ha llegado a su fin!

La ley de Bienestar Animal, aunque no menciona específicamente la identificación con muestras de ADN, establece multas sustanciales para aquellos que no recojan los desechos de sus mascotas. Desde apercibimientos hasta multas de hasta 10.000 euros, las consecuencias son serias para los infractores.

Las cuentas son sencillas e implican un neto positivo para los ayuntamientos que lo aplican. Cada análisis de heces cuesta algo menos de 40 euros, sin contar la remuneración de los agentes de Policía y de los técnicos municipales que toman las muestras en las calles. Y las multas por no recoger los excrementos de los perros rondan los 300 euros, en promedio, ya que en algunos casos pueden llegar hasta los 1000 euros,  dependiendo de las circunstancias del caso y de cada municipio.

Pero más allá de las multas, este enfoque cómico en la regulación de la conducta de los dueños de perros sirve como un recordatorio divertido de la importancia del civismo en nuestras comunidades. Las calles y parques limpios no solo son estéticamente agradables, sino que también fomentan una convivencia armoniosa entre vecinos y mascotas.

Así que la próxima vez que saques a pasear a tu amigo de cuatro patas, recuerda: ¡es tu calle, no la cagues! La implementación de regulaciones ingeniosas y efectivas, como el sistema de ADN Canino, no solo ayuda a mantener nuestras ciudades limpias, sino que también promueve una convivencia más pacífica y respetuosa entre todos los miembros de la comunidad, tanto humanos como peludos.

About the author

Redaccion GCC Views

Grupo de redactores de GCC.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $65253.34 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $3157.56 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $79.93 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!