Acción Humana Opinión Politica y Actualidad

Cuna de demagogos

demagogos

Mucho se usa el término “demagogos”, pero poco estudiamos sus orígenes y efectos. “Demagogia”, del griego demos (pueblo) y ago (conducir); en otras, “cómo guiar al pueblo”; y la respuesta sería: de buena o mala manera. Lo ideal sería guiarlo con la verdad; lástima que la masa no gusta de la verdad y prefieren que los engañen. Y, a su vez, los politicastros han aprendido re bien lo “productivo” que es el discurso engañoso; aunque, a veces no sean engaño sino ignorancia.

Quizá el mayor ejemplo de asquerosa demagogia se dio con el COVID-19, cuando la politiquería sucia aprovechó la pandemia para engañar. Muchos líderes políticos y más allá, habrán creído que hacían bien, porque simplemente eran y son ignorantes y estúpidos; siendo este último aquel falto de inteligencia, torpe o necio. Pero, no dudo que también hay estúpidos inteligentes, que son los más estúpidos, puesto que son demagogos a ciencia y conciencia.

El demagogo es hábil jugando con las emociones del vulgo; es decir, del ignorante que no advierte que está actuando en contra de su bienestar. En tiempos de las cavernas los humanos, como animales que somos, ante el peligro, nuestros nervios producen catecolaminas (neuro feromonas) que envían señales a otras células, predisponiéndolas al combate o fuga. Hoy día ya no es el acecho de leones sino de fieras políticas que han aprendido a activar esas reacciones, haciéndonos perder la cordura para torcernos a sus bajos instintos.

Visto lo anterior, deberíamos entender que el buen político no debe ser un demagogo o engañador profesional. Pero, a eso no sólo nos hemos acostumbrado sino que votamos a favor de los más mentirosos, demagogos, cuyas engañosas promesas nos conducen al desastre. Y peor aún es que hemos llegado a rechazar al político que dice la verdad; esa que no nos agrada escuchar; tal como un Twitteo de hoy advirtiendo que bajando los impuestos se podría lograr mayores ingresos y más desarrollo económico. ¡No!, hay que sacarles más a los ricos; con lo cual la tramoya infernal se profundiza; igual que el enfermizo “no a la privatización” que favorece la pobreza.

Pero entonces surge la pregunta de por que los malos líderes son tan adictos a la demagogia. El asunto no es nada nuevo ya que Aristóteles usaba el vocablo para referirse a la corrupción. Es muy triste un pueblo que no saben distinguir entre la verdad y la mentira; o peor, que sí sabe e igual no les importa ya que se dejan llevar por la envidia y el odio.

Algunos destacan que la demagogia es una degeneración de la democracia; pero el problema con eso es no entender lo que es la democracia. En fin, no es la democracia sino la falaz democracia que conduce a la tiranía de mayorías que buscan salir de su pobreza económica e intelectual colgados de las bastas de pervertidos politicastros.

El demagogo es ducho no sólo en la mentira sino en la verdad torcida que muchas veces es más engañosa que la cruda mentira. Hoy vemos una noticia en la cual el gobierno celebra una emisión de bonos (deuda) para cubrir el déficit presupuestario. En este caso el engañoso político sabe que cuando llegue la época de pagar las deudas él estará en una mansión quien sabe dónde. Lo peor es que la mayor parte del gasto y deuda no es inversión sino malversación.

No olvidemos que la demagogia consistente en demonizar al emprendedor, al emprendimiento, al rico, a lo privado y tal, no es más que populismo barato, destructivo que conduce a la pobreza.

About the author

John Bennett Novey

Piloto profesional. Trabajó en Aeronáutica Civil como Director de Flight Safety; fundador de la Escuela de Aeronáutica, donde se desempeñó como Director durante 5 años, así como instructor de teoría de la aerodinámica y la meteorología (un proyecto del PNUD y el Gobierno de Panamá). Luego, como Director General Adjunto de Aeronáutica Civil y finalmente como Director General en 2 ocasiones. Fundador del Servicio de Bomberos de Tocumen y Búsqueda y Rescate. También estudió la investigación de accidentes en la escuela NTSB y se desempeñó como investigador de accidentes de aviación durante muchos años.

Fue secretario de la junta directiva de George F. Novey, Inc. hasta 2007, cuando se vendió la cadena . También se desempeñó como presidente de Miami Window Corp., una planta de fabricación de ventanas.

Fue elegido para 2 períodos como Presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, donde también sirvió en una multitud de comisiones, tales como transporte y libre empresa.

En 1990 fue galardonado con la medalla de logro de la Administración Federal de Aviación por sus servicios a la aviación internacional.

Socio fundador de Goethals Consulting Corp. y presidente honorario de ISA, Instituto de estudios para una Sociedad Abierta.

Columnista de los 2 principales periódicos de Panamá y columnista económico de la Agencia Internacional de Prensa Económica (AIPE). También escribió para varias otras revistas. Ponente en diversas universidades panameñas y organizaciones cívicas, y autor del libro Educación ¿gubernamental o particular? Además de un libro histórico pendiente 'El Verdugo de Panamá'

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $51507.19 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $2909.66 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $68.08 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!