Acción Humana Cultura y Sociedad Marcos Regulatorios Opinión Politica y Actualidad

Los gasbagger modernos

los gasbagger

Los gasbagger modernos. Hace más de dos años escribí uno de mis artículos más clave, ‘Privación institucionalizada de la responsabilidad moral individual’, en el que describía que en todo momento y en todas las sociedades hay cierto tipo de personas que ‘ejemplarmente’ siguen las leyes vigentes y la ideología actual en ese momento, perdiendo en el proceso la capacidad de autorreflexión interior y la moralidad. No piensan en si una determinada ley tiene o no sentido, no piensan en si una determinada norma perjudica o no a algunas personas (causando “daños colaterales”) y, desde luego, no abordando si es o no realista su eficacia.

Este es el tipo de guardias que, de acuerdo con la normativa estatal, cargaron a los judíos en vagones, los metieron en hornos, y más tarde, como guardias fronterizos, les dispararon legalmente a las personas que huían a países más libres, o, como los StBK, que delataron y destruyeron la vida de muchos inocentes como parte de la salvación de la república.

Llamémoslos simplemente: gasbagger (gaseadores).

Los gasbagger no se extinguieron. Los gaseadores sólo esperaban un sistema en el que se les volviera a escuchar. En el que volverían a ser importantes y visibles. Los conocerás simplemente porque al preguntarles “¿por qué?”,  van a responder “porque es la ley”.

A los gasbagger no les gusta la desviación, por eso les gusta darse importancia. Argumentan que “¡todos somos iguales!”, confundiendo la palabra “derecho” con la palabra “ley”.

Los gasbagger son muy flexibles. Si haces algo que ayer era legal, pero hoy no lo es, serán los primeros en decirte que tenemos una nueva ley que hay que respetar.

Los gaseadores son expertos en posracionalizar cualquier ley disparatada (sino, claro, no podrían defenderla públicamente). Están convencidos de que toda ley debe ser siempre en beneficio del pueblo.

De hecho, a los gasbagger les encanta el interés público. Sus predecesores ya saben que  asesinar en su nombre es lo más fácil de realizar.

La pandemia de COVID-19 ha hecho que se aprueben rápidamente varias leyes nuevas y drásticas en Eslovaquia y la República Checa. No sabemos si seguir el “camino chino” es lo correcto, porque hay muchos otros países desarrollados, como Corea del Sur o Suecia, que han seguido el camino del laissez-faire y han rechazado las restricciones draconianas en sus vidas. Sin embargo, no subestimaron el riesgo de contagio en sí, protegiendo cuidadosamente a los ciudadanos más expuestos y es evidente que han ido gestionando bien la situación.

Sin embargo, los gaseadores ya saben que las leyes draconianas aprobadas al mismo tiempo son las correctas y deben aplicarse honestamente. De hecho, los gasificadores siempre encontrarán una razón por la que cualquier ley sin sentido tenga sentido y por la que deban luchar por ella.

“Los eslovacos son estúpidos, por eso necesitamos leyes restrictivas” es el argumento más común que escucho de personas inteligentes en defensa de la introducción de las leyes restrictivas (por ejemplo, la legislación de espionaje que permite el acceso a la localización de la población sin una orden judicial, la prohibición de la venta de respiradores, etc.). Suelo recibir esto como respuesta automática cuando empiezo a describir la situación de Corea del Sur, Suecia o Suiza (y esto se aplica no sólo a la situación actual, sino a prácticamente cualquier cosa – por ejemplo, en Suiza se vota habitualmente en referéndum sobre la cuantía de los impuestos, pero los eslovacos son “pero demasiado estúpidos” y, por lo tanto, tienen esta opción directamente prohibida en la Constitución – véase el artículo 93).

El problema es que si abordamos la “estupidez de los eslovacos” con leyes y medidas restrictivas, nunca serán más inteligentes y, sobre todo, más responsables. Nunca llegarán al nivel de Suiza, donde votan voluntariamente en un referéndum de vez en cuando para subir los impuestos (esto no quiere decir, por supuesto, que los impuestos más altos sean mejores que los más bajos).

La reacción en forma de leyes restrictivas porque la población es “estúpida” tiene un efecto negativo muy grave. Y eso se llama “daños colaterales”, lo que significa que un gran número de personas inocentes sufrirán o serán criminalizadas como resultado.

Por ejemplo, ahora mismo, si empiezo a vender tarjetas SIM anónimas en Eslovaquia, porque considero de forma realista que aumenta la privacidad de los ciudadanos, que está en riesgo real sobre todo en tiempos de la nueva legislación de espionaje; o si quiero vender respiradores de alta calidad, porque considero de forma realista que está en riesgo la salud de un grupo de riesgo de la población, seré criminalizado (en el mejor de los casos, penalizado) enseguida.

¿Es esto correcto en tu opinión? Si respondes a esa pregunta con un “¡Pero si eso es lo que dice la ley ahora!”, acabas de entrar en la categoría de “gasbagger”.

La policía gasbagger

Dado que siguen las “leyes primarias” (y, por desgracia, a menudo no les importa cuáles son), los policías, los aduaneros o los soldados suelen estar sujetos a las opiniones de los gasificadores cuando cambia el sistema, el régimen o una crisis importante. Suelen ser los obedientes ejecutores de cualquier nueva ley en primera línea. Debido a su frecuente falta de autorreflexión interna y de moral que está por encima de la ley, no los respeto internamente (aunque exteriormente tenga que hacerlo, porque “me van a disparar”). Ya he abordado este fenómeno en mis artículos “Percepciones binarias de la ética” y “Las raíces de mi fobia a la policía”.

Los gaseadores de la policía, especialmente en estos tiempos difíciles, están “despertando” y reasumiendo hiperactividad. Los mismos gaseadores que hace apenas unos meses prohibían e impedían que como mujer musulmana te cubrieras la cara (ya sea con burka o hiyab) ahora son capaces de darte una patada por no cubrirla con una máscarilla.

Entiendo que las mascarillas son muy importantes hoy en día (yo personalmente uso respiradores FFP3 ), pero agredir físicamente a quienes no los tienen es realmente mostrar una falta de civismo.

“Pero no podríamos resolver la actual situación de crisis sin policías que cumplan la ley de forma ejemplar y criminalicen a todos los ciudadanos insumisos”. Es lo que podría argumentar más de un ciudadano que trata de posracionalizar su comportamiento agresivo. Pero eso es precisamente lo que no sabemos. Sólo creemos que lo hacemos. Quizás el modelo surcoreano o sueco, más liberal, tenga más éxito.

Pero hasta que lo hagamos, debemos tener siempre presente el enorme número de víctimas inocentes de las nuevas y drásticas leyes que hemos introducido y estamos introduciendo. Porque podría ser que nuestra crisis pandémica tuviera más “daños colaterales” que cualquier guerra de bombardeos.

Y, sobre todo, ¡cuidado con los gasbagger modernos!

 

About the author

Pavol Luptak

Pavol Luptak

Pavol Lupták obtained his BSc. at the FEI-STU in Bratislava and MSc in Computer Science at the Czech Technical University with master thesis focused on ultra-secure systems. He holds many prestigious security certifications including CISSP and CEH, he is Slovak OWASP chapter leader, co-founder of Progressbar and SOIT organizations where he is responsible for IT security.
Pavol is a frequent speaker at various worldwide security conferences. In the past, he demonstrated vulnerabilities in the public transport SMS tickets in all major cities in Europe, together with his colleague Norbert Szetei he practically demonstrated vulnerabilities in Mifare Classic RFID cards. He
has 14 years experience in IT security, penetration testing and security auditing including social engineering and digital forensic analysis. He is co-author of the OWASP Testing Guide v3, has a deep knowledge of the OSSTMM, ISO17799/27001 and many years experience in seeking vulnerabilities. He has a knowledge of many programming languages (ASM, C, C++, XSLT, Perl, Java, PLSQL, Lisp, Prolog, scripting languages) and operating systems.
Pavol is also focused on VoIP and interesting IT security research.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $35588.83 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $2353.22 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $160.11 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Latest News

Media of the day

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0