Case Studies Marcos Regulatorios Tecnología

Subdirector del Departamento de Mercados Monetarios del FMI sugiere medidas para competir con las criptomonedas

La crisis financiera mundial y los rescates financieros de las principales instituciones financieras renovaron el escepticismo en algunos círculos sobre el monopolio de los bancos centrales en la emisión de moneda.

Tal escepticismo estimuló la creación de Bitcoin y otros activos criptográficos, que desafiaron el paradigma de las monedas respaldadas por el estado y el papel dominante de los bancos centrales y las instituciones convencionales en el sistema financiero (He y otros, 2016).

Hace veinte años, cuando Internet alcanzó la mayoría de edad, un grupo de prominentes economistas y banqueros centrales se preguntó si los avances en la tecnología de la información dejarían obsoletos a los bancos centrales (King 1999). Si bien esas predicciones aún no se han cumplido, el aumento de los cripto activos ha reavivado el debate. Estos activos pueden servir algún día como medio de pago alternativo y, posiblemente, como unidades de cuenta, lo que reduciría la demanda de monedas fiduciarias o dinero del banco central. Es hora de volver a plantear la pregunta, ¿la política monetaria seguirá siendo efectiva en un mundo sin dinero del banco central (Woodford 2000)?

Por el momento, los activos criptográficos son demasiado volátiles y arriesgados como para representar una gran amenaza para las monedas fiduciarias. Además, no gozan del mismo grado de confianza que los ciudadanos tienen en las monedas fiduciarias: se han visto afligidos por casos notorios de fraude, violaciones de seguridad y fallas operativas y se han asociado con actividades ilícitas.

Pero la continua innovación tecnológica puede ser capaz de abordar algunas de estas deficiencias. Para evitar la posible presión competitiva de los criptomedios, los bancos centrales deben continuar aplicando políticas monetarias efectivas. También pueden aprender de las propiedades de los activos criptográficos y la tecnología subyacente y hacer que las monedas fiduciarias sean más atractivas para la era digital.

¿Pero serán más ampliamente utilizados en el futuro? Una trayectoria más larga puede reducir la volatilidad, impulsando una mayor adopción. Y con mejores reglas de emisión, tal vez, reglas ‘inteligentes’ basadas en inteligencia artificial, su valoración podría volverse más estable. Las monedas ‘estables’ ya están apareciendo: algunas están vinculadas a las monedas fiduciarias existentes, mientras que otras intentan emitir reglas que imitan las políticas de inflación o fijación de precios (‘banco central algorítmico’).

Como medio de intercambio, los activos criptográficos tienen ciertas ventajas. Ofrecen gran parte del anonimato de efectivo al tiempo que permiten transacciones a grandes distancias, y la unidad de transacción puede ser potencialmente más divisible. Estas propiedades hacen que los activos criptográficos sean especialmente atractivos para los micropagos en la nueva economía digital compartida y basada en servicios. Y a diferencia de las transferencias bancarias, las transacciones de activos criptográficos se pueden compensar y liquidar rápidamente sin un intermediario.

Las ventajas son especialmente evidentes en los pagos transfronterizos, que son costosos, engorrosos y opacos. Los nuevos servicios que utilizan la tecnología ledger distribuida y los activos criptográficos redujeron drásticamente el tiempo que tardan los pagos transfronterizos en llegar a su destino de días a segundos al eludir las redes de bancos corresponsales. Por lo tanto, no podemos descartar la posibilidad de que algunos activos criptográficos se adopten más ampliamente y cumplan más funciones de dinero en algunas regiones o redes privadas de comercio electrónico.

El aumento de los activos criptográficos y la adopción más amplia de tecnologías de contabilidad distribuida pueden apuntar a un cambio de un sistema de pago basado en cuenta a uno basado en valor o token .

En los sistemas basados ​​en cuentas, la transferencia  se registra en una cuenta con un intermediario, como un banco. Por el contrario, los sistemas basados ​​en valores o fichas implican simplemente la transferencia de un objeto de pago, como una mercancía o papel moneda.

Si se puede verificar el valor o la autenticidad del objeto de pago, la transacción puede realizarse, independientemente de la confianza en el intermediario o la contraparte. Tal cambio también podría augurar un cambio en la forma en que se crea el dinero en la era digital: del dinero del crédito al dinero de los productos básicos, ¡podemos mover el círculo completo a donde estábamos en el Renacimiento!

En el siglo XX, el dinero se basaba predominantemente en las relaciones de crédito: el dinero del banco central, o dinero base, representa una relación crediticia entre el banco central y los ciudadanos (en el caso del efectivo) y entre el banco central y los bancos comerciales (en el caso de reservas). El dinero del banco comercial (depósitos a la vista) representa una relación crediticia entre el banco y sus clientes.

Los activos criptográficos, por el contrario, no se basan en ninguna relación de crédito, no son pasivos de ninguna entidad, y son más como dinero de productos básicos en la naturaleza. Los economistas continúan debatiendo sobre los orígenes del dinero y explicando por qué los sistemas monetarios parecen haber alternado entre los productos básicos y los créditos a lo largo de la historia. Si los criptoactivos de hecho llevan a un papel más prominente para el dinero de los productos básicos en la era digital, es probable que la demanda de dinero del banco central disminuya.

¿Cómo deberían responder los bancos centrales? ¿Cómo pueden prevenir la presión competitiva que los activos criptográficos pueden ejercer sobre las monedas fiduciarias?

Primero, deberían continuar esforzándose para que las monedas fiduciarias sean mejores y las unidades de cuenta sean más estables. Como señaló la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en un discurso en el Banco de Inglaterra el año pasado, ‘la mejor respuesta de los bancos centrales es continuar aplicando una política monetaria efectiva, mientras se abren a nuevas ideas y nuevas demandas a medida que las economías evolucionan’.

En segundo lugar, las autoridades gubernamentales deberían regular el uso de criptoactivos para evitar el arbitraje regulatorio y cualquier ventaja competitiva desleal que los cripto activos puedan derivarse de una regulación más leve. Eso significa aplicar rigurosamente medidas para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, fortalecer la protección del consumidor y gravar efectivamente las transacciones cifradas.

Tercero, los bancos centrales deberían seguir haciendo que su dinero sea atractivo para su uso como vehículo de liquidación. Por ejemplo, podrían hacer que el dinero del banco central sea fácil de usar en el mundo digital al emitir sus propios tokens digitales para complementar el efectivo físico y las reservas bancarias. Dicha moneda digital del banco central podría intercambiarse, de igual a igual, de manera descentralizada, al igual que los activos criptográficos.

El Director Adjunto del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, Dong  He, sugirió estas tres respuestas para combatir la competencia potencial de los bancos centrales a partir de las criptmonedas en el informe publicado el 31 de mayo y cuya versión completa puede consultarse aquí.

Ticker

1 BTC = $7306.11 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $474.03 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $86.57 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Latest News

    Media of the day

    Advertisement

    Advertisement

    ISA Libros

    Conectate

    Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

    Translate »
    error: Content is protected !!
    0