Acción Humana Case Studies Consulting GCC Cultura y Sociedad Disrupción Viajes

Wally Funk llevó al espacio 60 años de historia en el vuelo de Blue Origin

Wally Funk

La aviadora Wally Funk no sólo se convirtió este martes en la persona de más edad en llegar al espacio sino que además, a los 82 años, logró una revancha para sus compañeras del Mercury 13, el proyecto para convertir en astronautas a trece mujeres que finalmente fue descartado por la NASA en 1961.

Cuando el fundador de Amazon, Jeff Bezos, le ofreció un asiento en el primer vuelo tripulado de su empresa de turismo espacial Blue Origin, fue una invitación que la aviadora Wally Funk había esperado recibir durante seis décadas.

Funk, de 82 años, era parte del grupo de mujeres que han llegado a ser conocidas como Mercury 13 en marcado contraste con los astronautas originales de la NASA, Mercury 7. Funk y las demás mujeres, eran pilotos hábiles que, al igual que sus homólogos masculinos, soñaban con volar. Aún más alto, al espacio. Pero nunca fueron incluidas en la visión de la NASA para los vuelos espaciales y nunca se convirtieron en astronautas; hasta ahora.

“Wally Funk realmente nunca renunció a su sueño de los vuelos espaciales”, le dijo al medio “Space” Margaret Weitekamp, ​​curadora del departamento de historia espacial del Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian, quien escribió un libro sobre las mujeres que presionaron para ser incluidas en el programa de astronautas de la NASA. “Hay un poco de justicia poética al incluirla en este vuelo”.

Luchando por el acceso al espacio

Funk y Bezos conformaron la mitad de la tripulación del primer vuelo tripulado del vehículo de turismo espacial suborbital reutilizable de Blue Origin, denominado New Shepard, lanzado desde el desierto del oeste de Texas el martes por la mañana (20 de julio). De esta forma, se ha convertido en la persona de mayor edad en volar al espacio.

Pero Funk ya había sentado las bases para este vuelo durante un breve período hace seis décadas, cuando se convirtió en una más del grupo que, décadas más tarde, fue apodado Mercury 13 y a menudo es representado de manera engañosa como una especie de contraparte femenina del primer grupo de astronautas de la NASA, aunque la agencia nunca respaldó sus esfuerzos y solo comenzó a reclutar mujeres para vuelos espaciales en 1978.

“Nunca fue un proyecto de la NASA; en realidad fue una investigación financiada con fondos privados sobre las capacidades físicas de las mujeres para los vuelos espaciales”, dijo Weitekamp. Funk, que ya era una piloto consumada en sus 20 años, se enteró del proyecto en 1960 cuando leyó sobre Jerrie Cobb, una piloto que se ofreció como voluntaria para someterse a pruebas destinadas a determinar si un cuerpo humano podía soportar la tensión de los vuelos espaciales.

Esas pruebas fueron desarrolladas para la NASA por un equipo dirigido por William Randolph Lovelace y fueron diseñadas para identificar cualquier debilidad que pudiera identificar problemas de salud ocultos antes del vuelo. La NASA utilizó las pruebas para evaluar a los jóvenes pilotos de prueba militares que había reclutado para el programa de vuelos espaciales.

Pero donde la agencia se centró en alcanzar hitos en la exploración espacial, Lovelace tenía en mente una imagen más amplia, un ideal extraído de la ciencia ficción, de oficinas enteras elevadas desde los Estados Unidos de la década de 1950 hasta la órbita. Así como las mujeres eran secretarias y operadoras telefónicas en la Tierra, también lo estarían en el espacio, esta fue la línea de pensamiento, según Weitekamp.

Independientemente de su trabajo en la NASA, Lovelace estaba interesado en cómo les iba a los cuerpos de las mujeres durante estas pruebas, que duraron una semana. Las pruebas incluyeron de todo, desde una mesa inclinada y un período en una cámara de privación sensorial hasta examinar los ácidos del estómago de las mujeres.

“Nos estaban poniendo a prueba al extremo”, recordó en una entrevista de 1999 con la NASA. Le inyectaron agua en los oídos para provocarle mareos. Tuvo que ingerir tubos de goma. “Sufrí mucho dolor”, recordó, pero “me acercaba al espacio, y ahí era donde quería ir”.

Durante otra prueba, fue encerrada en un tanque perfectamente insonorizado, lleno de agua a la temperatura exacta de su cuerpo para que no sintiera nada, en la oscuridad. “Estaba de espaldas, flotando en esta agua, sin poder usar mis cinco sentidos (…) solo tenía que quedarme ahí”, contó. Funk rompió el récord al permanecer allí durante 10 horas y 35 minutos.

Competencia

“Su objetivo era no solo hacerlo lo mejor que pudiera, en cada prueba, sino también tratar de hacerlo mejor que quienes la habían precedido”, dice Sue Nelson, una periodista científica que más tarde viajó con Funk para investigar para su libro”La carrera por el espacio de Wally Funk” (Chicago Review Press, 2019), le dijo al medio Space. “Ella es inmensamente motivada y competitiva, es una especie del típico astronauta inicial, tipo piloto de pruebas;  en realidad,  encaja en el molde de esos primeros astronautas”.

Las 13 de las 25 mujeres que se convirtieron en finalistas en promedio lo hicieron tan bien o en algunos casos mejor que los astronautas de Mercury 7. Al final, “me dijeron que había hecho el trabajo mejor y más rápido que cualquiera de los hombres”, recordó Wally Funk durante la declaración en video del jueves pasado. Algunas de las pruebas se habían centrado en la salud cardiovascular, donde las mujeres tenían una ventaja clave,  ya que la mayoría del Mercury 7  (hombres) fumaba.

Lovelace quería conservar a esas 13 mujeres para más pruebas, esta vez en instalaciones gubernamentales, pero no pudo obtener la aprobación. Y aunque algunas, como Funk, aplicaron directamente a la NASA, ello no hizo ninguna diferencia.

“Me comuniqué con la NASA, cuatro veces, dije: Quiero convertirme en astronauta”. Pero nadie me aceptaría, dijo Funk en el video publicado para anunciar su vuelo. “No pensé que alguna vez llegaría a subir”. Una de las razones del rechazo que adujeron en la NASA fue que no tenía un título en ingeniería y no había completado el programa de vuelo en un avión de combate militar, algo imposible para una mujer en ese momento.

A diferencia de los hombres muy unidos del programa Mercury, Funk no había conocido a la mayoría de las demás participantes, ya que las mujeres se habían sometido a las pruebas iniciales en grupos individuales y de dos en dos. Y, por supuesto, mientras que los Mercury 7 se convirtieron en celebridades y pasaron la mayor parte de sus carreras en la NASA, las mujeres encontraron otras formas de ocupar su tiempo. “Fue una parte muy corta de sus vidas”, dijo Nelson. “Wally siguió con su carrera y haciendo muchas cosas interesantes”.

Funk, sin vuelos espaciales en el horizonte, se dedicó a viajar por la Tierra durante unos años, luego construyó una carrera como piloto, maestra de vuelo y, finalmente, investigó accidentes aéreos y otros problemas de seguridad para el gobierno. En el video publicado con Blue Origin sobre su incorporación al vuelo, dijo que ha acumulado 19.600 horas de vuelo en una variedad de aviones y ha enseñado a volar a más de 3.000 personas.

La NASA finalmente llegó a las mujeres astronautas. Pero demasiado tarde para Wally Funk y las demás mujeres del Mercury 13. Sally Ride se convirtió en la primera mujer estadounidense en ir el espacio en 1983, aunque no fue hasta 1995 que la NASA convirtió a Eileen Collins en la primera mujer piloto del transbordador espacial. “Como tantas cosas que vemos en la historia de las mujeres, el avance ocurre a tropezones”, dijo Weitekamp.

Oportunidad 60 años después

Blue Origin ha mostrado durante mucho tiempo un interés en hacer un guiño a la historia de los vuelos espaciales, por lo que no es una coincidencia que Wally Funk haya ingresado a la cápsula New Shepard en su primer vuelo con tripulación.

Para  Sue Nelson, ver el anuncio de Bezos fue un momento conmovedor. “Es conmovedor, ella ha esperado toda una vida por esto”, dijo. “Se me hizo un nudo en la garganta y las lágrimas brotaron”. Y aunque Funk ha tenido durante mucho tiempo un boleto con Virgin Galactic, competidor de Blue Origin, dijo Nelson, el modelo New Shepard representa una visión diferente de los vuelos espaciales.

“Es mucho más parecido a mis ojos como una especie de experiencia de astronauta pasada de moda, más similar a la que si la NASA hubiera permitido que las mujeres ingresaran al cuerpo de astronautas 20 años antes”, dijo Nelson.

Y por la descripción de Nelson de llamar para felicitar a su amiga por la invitación, Funk es consciente del peso de la historia que llevó a la cápsula. Ella dijo: “He esperado toda la vida, cariño”, y luego dijo: “Voy a subir por todas nosotras”.

Con una agilidad que en nada la diferenciaba de sus cuatro compañeros de la New Shepard, la mujer subió las interminables escalerillas que llevaban hasta la puerta de la nave, enfundada en su traje azul y una sonrisa a la que parecía no poder contener.

“Nadie ha esperado tanto tiempo”, le dijo Jeff Bezos, “bienvenida a la tripulación, Wally”.

A los 82 años, esta mujer de cabello plateado y energía inagotable, se convirtió en la persona de mayor edad en viajar al espacio. También es un símbolo viviente de que la audacia y la perseverancia tienen su recompensa.

Ticker

1 BTC = $37247.04 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $2224.64 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $130.69 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Media of the day

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0