Acción Humana Consulting GCC Politica y Actualidad Tecnología

11 millones de datos de tarjetas del Banco de Costa Rica, fueron hechos públicos por hackers de Maze team

Desde finales de abril y principios de mayo, el Banco de Costa Rica (BCR) ha recibido mensajes de un grupo de hackers, identificado por las autoridades del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como ciberdelincuentes y ciberterroristas, que vela por sus intereses propios, el autodenominado grupo de hackers Maze Team.

Esta organización, muy peligrosamente activa, ha protagonizando ataques a grupos de gran tamaño, como The Chubb Corporation o Cognizant, o ha presentado comunicados sorprendentes, como el que publicaron el mes de marzo, en el que afirmaron que durante la pandemia de coronavirus no atacarían a servicios médicos y, además, ofrecerían descuentos a sus “partners”, es decir, a las empresas que han sido víctimas de sus ataques.

El grupo de hackers afirma que ha atacado al Banco de Costa Rica en dos ocasiones anteriores en los últimos ocho meses. A través de las redes sociales revelan que la primera vez que comprometieron la red de la institución financiera, fue en agosto de 2019, cuando robaron credenciales y otros datos sensibles. Posteriormente, atacaron en febrero pasado y ahora volvieron a aparecer dejando una serie de publicaciones en redes sociales.

“Esta información se puede vender fácilmente en el mercado negro y ganar unos pocos millones de dólares. Pero, el equipo de Maze no está vendiendo la información privada al mercado negro ni robando dinero de los usuarios. Estamos tratando de alertar a las personas y a las instituciones financieras sobre la escasa seguridad. Estamos tratando de enfocarnos en las brechas de seguridad que afectan no solo al Banco BCR, sino también a otras instituciones financieras cuya tarjeta de crédito fue procesada por el Banco BCR”, se lee en la publicación del grupo de hackers.

Siempre según su versión, en ese mismo momento detuvieron sus acciones, debido a la magnitud del daño que podrían haber causado, quedando a la espera de que la entidad bancaria solucionara dichos problemas. Algo que, según afirman, nunca llegó a ocurrir.

Concedido un periodo de gracia y en vista de la inacción por parte de los directivos bancarios, habrían exigido el pago de una recompensa a cambio de no hacer públicos los datos ni la filtración. Una medida de extorsión a la que el Banco de Costa Rica se habría negado, provocando que Maze haya publicado inicialmente  240 números de tarjetas de crédito sin los últimos cuatro dígitos. Un número muy bajo, en realidad, si tenemos en cuenta que afirman haber obtenido información de 11 millones de tarjetas de crédito del Banco de Costa Rica, de los cuales 140,000 son de ciudadanos estadounidenses, mientras que 4 millones son únicos. La semana pasada, el 21 de Mayo, filtraron un archivo conteniendo 2 gigasbytes de información, lo que se considera por ahora la mayor fuga de información de la historia en Costa Rica.

La respuesta del Banco de Costa Rica tras la publicación del comunicado de Maze no se hizo esperar, y emitieron un comunicado oficial diciendo que: «A raíz de publicaciones extraoficiales e informales que han circulado en redes sociales se realizó una exhaustiva verificación de la plataforma tecnológica y rotundamente confirmamos que los sistemas de la institución no han sido vulnerados. Asimismo, activamos nuestros protocolos, incluyendo los enlaces con otras entidades especializadas nacionales e internacionales y lo que se determinó es que se trata de un intento de extorsión«.

La respuesta por parte de la entidad es, sin duda, contundente. Sin embargo, hay algunos aspectos que deben analizarse. El primero es, claro, ¿cuál es entonces el origen de los datos ya filtrados? Según expertos que los han analizado, sí parecen ser reales. Y ya el Banco de Costa Rica, ha admitido que los datos filtrados sí son correctos, pero aún así mantienen la postura inicial de que sus sistemas no fueron vulnerados.

La lógica nos lleva a pensar que si los hackers han hecho públicos los datos robados, es que todavía cuentan con muchos más datos de importancia con los que extorsionar al Banco de Costa Rica. Y todo indicaría que así ha sido el modus operandi de Maze, que ha ido filtrando en tandas sucesivas los datos, iniciando desde una solicitud de reparación de las vulnerabilidades a ir escalando a la última solicitud de pedido de recompensa para no filtrar los datos.

De ser así, y salvo que el Banco de Costa Rica en público niegue el hackeo, pero en privado esté negociando con los delincuentes, es probable que en los próximos días haya nuevas noticias al respecto, y no precisamente agradables. Por ello es tan importante contar con hackers éticos que constantemente le pongan a prueba la vulnerabilidad de sus sistemas; de otra forma, posiblemente pudiera terminar en manos de estos delincuentes, con pocos finales felices para su organización. Asista a nuestro webinar, sin cargo, a cargo de los mejores hackers éticos del mundo. Puede registrarse aquí.

Ticker

1 BTC = $10863.21 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $378.80 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $47.97 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Media of the day

Advertisement

Advertisement

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

Translate »
error: Content is protected !!
0