Acción Humana Cultura y Sociedad Opinión Politica y Actualidad

Neoliberalismo y Globalismo

neoliberalismo

El título de este escrito va dirigido a quienes mal entienden lo que es liberalismo y neoliberalismo; este último asociado al fenómeno del globalismo; termino que igual que tantos, lo desnaturalizamos en caprichosas definiciones que varían de acuerdo con la corriente política que se vale del término para adelantar su agenda.

Son tantos que por despecho a las injusticias que nos rodean, ciertas o percibidas, se afanan en la búsqueda de mejores caminos de sociedad!, pero, desdichadamente, no es tan fácil encontrar un sistemas o doctrina política que no esté sujeta a iguales o peores males que el defectuoso sistema que llamamos democracia, y con demasiada regularidad escogemos algo peor. Tal es el caso de quienes rechazan el liberalismo clásico para arrimarse a los sistemas que dicen ser “socialistas”; es decir, que favorecen un mejor entorno de asociación humana. Pero ¿realmente crees que, si los humanos, en uso del albedrío concedido en la Creación (y no hace falta añadir “libre” al término albedrío ya que “albedrio” se define como “la potestad de obrar por reflexión y elección), no podemos ser socialmente justos, sino que requerimos de un tropel de burócratas gubernamentales para evitar la injusticia? Si ese fuese el caso, ni siquiera con ejércitos de burócratas gubernamentales podríamos superar el salvajismo.

El título de este escrito va dirigido a quienes mal entienden lo que es liberalismo y neoliberalismo; este último asociado al fenómeno del globalismo; termino que igual que tantos, lo desnaturalizamos en caprichosas definiciones que varían de acuerdo con la corriente política que se vale del término para adelantar su agenda. Para algunos el globalismo se refiere a una interacción desembarazada global humana; tal como de un verdadero comercio libre, que no requiere ser negociado. Para otros, el globalismo se traduce en instituciones o gobiernos supranacionales, tales como UN, OCDE, FMI y tal, que favorecen estas burocracias o burrocracias internacionales que procuran un mundo más humano y justo; en oposición a los que no creemos en dicha óptica, que “estaríamos en contra del bien de la humanidad”.

Por otro lado, el término “neoliberal” o “neoliberalismo” se desfigura al perder su sentido a lo largo de los laberintos del tiempo y de las intrigas políticas e ideológicas. Pero, intentemos volver a rescatar el parto de este abusado vocablo, ¿o debo llamarle, “frase”? que une los términos “neo” o nuevo, con “liberalismo”, que es liberal o libre… nuevo liberalismo.

Parece que el primero en acuñar el término “neoliberal” o quien fue acusado de ser inventar una nueva aproximación liberal, fue “Wilhelm Röpke, localista suizo que propuso la ideología de un globalismo económico. La intención de Röpke no estaba mal intencionada, pero, como bien se ha dicho, “de buenas intenciones está empedrado el camino al Infierno.” Para Röpke, las ideas del capitalismo de “laissez-faire” o del ‘dejar hacer’, propuestas por personajes como Jean-Babtiste Say, Lord Acton y Ludwig von Mises, eran extremas o radicales. Röpke pensaba que tal vez el liberalismo clásico o fundamental sería lo ideal pero no funcional; que no sería aceptado ni por las clases dominantes, como tampoco la clase del confisca, parte y reparte. En fin, Röpke buscaba la manera de preservar la libertad en la nueva era del colectivismo. ¿Acaso el neoliberalismo de Röpke logró tales objetivos? Hoy muchos amigos me dicen que mis ideas y planteamientos, tal como la eliminación del MEDUCA, son utópicas y me piden algo intermedio. Tal vez; pero… no sin antes plantear lo ideal. Tu destino es “C”, pero de pronto tendrás que llegar al “B” antes de proceder al destino final.

Y veamos que todo esto sigue siendo el meollo de la filosofía política o el tuétano del hueso; ya que la misma Constitución panameña comienza planteando los ideales, para luego de un punto y coma, contradecirse y dar riendas sueltas a los burrócratas estatales. En Panamá, por ejemplo, el Artículo 282 de la Constitución dice que: “El ejercicio de las actividades económicas corresponde primordialmente a los particulares; pero el Estado las orientará, dirigirá, reglamentará, reemplazará o creará, según las necesidades sociales…” ¡Ah!, y tal vez un pitito. Es decir, que corresponde a los particulares, pero el gobierno, con sus autoridades y burrócratas, hará con todo ello lo que le venga en ganas, alegando un interés social que no queda definido sino en la discrecionalidad de los políticos de turno. Lo que ya pocos recuerdan o jamás supieron, es que está Constitución fue diseñada para dar más poder a los milicos de nuestra Dictadura. Que igual que Röpke, creían en los principios, pero no si ellos no pudiesen controlarlos; o, quizá debía decir, abusarlos. Y ni hablar cuando la Constitución habla de “exaltar la dignidad humana…”, o cuando dice que “las autoridades… están instituidas para proteger…” la “honra…” ¿Seremos tan imberbes que necesitamos que autoridades como nuestros diputados nos protejan la honra?

Pero Röpke, frente a la “utopía” de lo ideal, propuso la idea del “mercado social”; lo que debía enamorar a tantos socialistas de hoy en vez de ensalzar a Röpke lo vilipendian y se burlan de los neoliberales; esos son sus parientes. ¿Será que no tienen la menor idea de lo que es neoliberalismo? Y lo propuso Röpke bajo el pensar que un mercado socializado requeriría una buena dosis de juiciosa intervención estatal para mitigar las destructivas tendencias del capitalismo y su ‘dejar hacer’. Pero aún más, y es que Röpke no favorecía el socialismo o el comunismo; sino que propuso el neoliberalismo como exorcismo contra el maligno intervencionismo socialista y comunista.

Tal vez no debemos condenar a Röpke, quien cedió el partido antes de que el mismo se jugara; algo así como los políticos de hoy que ceden sus principios alegando que luego, cuando sean semi dioses, no cumplirán sus demoníacas promesas y se irán por los trillos del bien. En su época, la posición de Röpke le valió el epíteto de “neoliberal”. Pero los socialistas de hoy, que igual usan el término como epíteto, lo usan como si el neoliberalismo fuese un movimiento de derecha. Y es que en las épocas de Röpke, con Alemania destruida por el bombardeo aliado, existía una real y verdadera posibilidad de que los medios de producción fuesen expropiados por los amantes del dominio centralizado; de hecho, Röpke era furibundo defensor de los derechos de propiedad, entre los cuales está el derecho al mercado. Más aún, el gobierno había impuesto medidas de control de precios y tenían serios problemas con la devaluación del Marco. Tomemos el caso del Marco alemán, que al fin de la Primera Guerra Mundial estaba 7/1 con el dólar. En ese momento en la Alemania Weimar, se podía comprar una postura de gallina por algo así como 1 Marco. ¿Saben cuanto llegó a costar 1 postura de gallina un par de años más tarde? Como 100,000,000 de marcos. Sí, ¡cien millones! Todos los alemanes que no tenían la capacidad de producir bienes de consumo inmediato se morían de hambre. Una alemana cuyo marido murió en la Guerra, perdió todos sus ahorros bancarios que estaban en marcos y lo que le permitió alimentar a sus hijos fue una gran colección de cigarros que dejó en casa su esposo.

Ya nadie se acuerda ni destaca que luego de la Segunda Guerra, los imperialistas estadounidenses, que eran social demócratas, fue gracias al Plan Marshall. Sin embargo, pocos sacan a relucir los programas neoliberales de Erhard y a la infusión de cantidad de dólares desde 1948. Más aún, Röpke fue furibundo defensor del principio de subsidiaridad; que sin un libre mercado en donde la gente se ocupa de lo suyo, muy pronto se va perdiendo la libertad.

A todo ello, luego de la Segunda Guerra, también fue la época en la cual comenzaron a tomar fuerza las organizaciones político-económicas supranacionales; que si EU, GATT, IMF y tal, acobijadas como defensoras de la liberad. Y es que el grave problema del intervencionismo central es que una vez que admites la punta de la espada, detrás viene el resto de la hoja; dado que la naturaleza del monstruo metiche es no tener límites. ¿Cómo distinguir entre una intervención sana y una malsana? O, ¿cuándo y hasta dónde permites que tu hijo salga a jugar a la calle? Si, a fin de cuentas, lo que es bueno para unos no lo es para todos. Si dejamos que los zorros entren al gallinero, eventualmente terminaremos con pura pluma y nada de pollo.

Al final del día, los males de la sociedad moderna bien pueden ser adscritos al surgimiento de la democracia mal entendida; la democracia como el dominio de la voluntad mayoritaria, sin reservas. Hoy día el problema que surge evidente es el de una mayoría que busca imponer sus “conquistas” sobre la minoría; sin darse cuenta que a fin de cuentas quienes terminarán pagando son los adherentes de una falsa democracia.

Hoy día, cuando son tantos los que condenan la concentración del poder económico, particularmente el de las grandes corporaciones, no ven que el verdadero problema sigue siendo el gobierno desmedido, ese que se alía con el poder económico y sostiene la perversión de la libertad; que si tarifas, subsidios y otras formas de clientelismo castrante. Así, el problema de fondo es el estatismo desembarazado. ¿Cómo podemos llamar a los zorros para que custodien el gallinero? El buen empresario no requiere mayor ayuda central; es decir, nada más allá de la defensa de la vida, la libertad y la propiedad. Los problemas no vienen asociados a ser libre, sino a ser intervenido. Son los gobiernos y sus diputados y tal que imponen un ordenamiento falso y fatídico. ¿Acaso los diputados y tal, abogan por una igualdad? ¿Acaso los hijos de diputados van a las escuelas del gobierno? Röpke habrá tenido sus buenos enfoques, pero como todos tuvo otros muy malos; pues no se atrevió a defender a capa y espada al gallinero de los zorros. Y nos quedó el neoliberalismo.

About the author

John Bennett Novey

Piloto profesional. Trabajó en Aeronáutica Civil como Director de Flight Safety; fundador de la Escuela de Aeronáutica, donde se desempeñó como Director durante 5 años, así como instructor de teoría de la aerodinámica y la meteorología (un proyecto del PNUD y el Gobierno de Panamá). Luego, como Director General Adjunto de Aeronáutica Civil y finalmente como Director General en 2 ocasiones. Fundador del Servicio de Bomberos de Tocumen y Búsqueda y Rescate. También estudió la investigación de accidentes en la escuela NTSB y se desempeñó como investigador de accidentes de aviación durante muchos años.

Fue secretario de la junta directiva de George F. Novey, Inc. hasta 2007, cuando se vendió la cadena . También se desempeñó como presidente de Miami Window Corp., una planta de fabricación de ventanas.

Fue elegido para 2 períodos como Presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, donde también sirvió en una multitud de comisiones, tales como transporte y libre empresa.

En 1990 fue galardonado con la medalla de logro de la Administración Federal de Aviación por sus servicios a la aviación internacional.

Socio fundador de Goethals Consulting Corp. y presidente honorario de ISA, Instituto de estudios para una Sociedad Abierta.

Columnista de los 2 principales periódicos de Panamá y columnista económico de la Agencia Internacional de Prensa Económica (AIPE). También escribió para varias otras revistas. Ponente en diversas universidades panameñas y organizaciones cívicas, y autor del libro Educación ¿gubernamental o particular? Además de un libro histórico pendiente 'El Verdugo de Panamá'

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $24013.65 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $1899.14 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $61.80 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!