Acción Humana Consulting GCC Tecnología

Problemas en el paraíso de la Unión Europea: no logran acordar el impuesto a los grandes digitales.

El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, ha propuesto una ‘cláusula de caducidad’ sobre las propuestas de la Comisión Europea para gravar los beneficios de los gigantes digitales en toda la UE a fin de que la legislación sea más aceptable.

“Lo que hemos logrado hoy es el reconocimiento común de trabajar en una solución de corta duración hasta final de año basada en la propuesta de la Comisión Europea (CE)”, dijo el ministro de Finanzas austríaco, Hartwig Löger, cuyo país ostenta la Presidencia de la Unión Europea (UE), y que acogió en Viena el Consejo informal de ministros el viernes y sábado pasados.

Los Veintiocho buscan el modo de gravar la actividad de las grandes empresas digitales, para paliar la disparidad que existe actualmente entre lo que pagan en impuesto de sociedades estas plataformas (9,5 %) y las empresas tradicionales (23,2 %).

El punto de partida para la discusión es una propuesta del Ejecutivo comunitario, que plantea introducir un impuesto del 3 % sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las empresas de Internet que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo, y más de 50 millones en la UE, que se aplicaría de forma temporal hasta adaptar la fiscalidad europea a estos nuevos modelos.

Los Estados coinciden en que debe darse respuesta a un problema que perciben los ciudadanos, tanto más de cara a las elecciones europeas de 2019, pero discrepan sobre el modo de hacerlo y, en particular, varios prefieren que la solución se pacte de forma global en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La ofensiva francesa

Para intentar salvar este escollo, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha propuesto a sus socios introducir una “cláusula de extinción” que garantice que el impuesto europeo será reemplazado “tan pronto como haya una solución en la OCDE”, una idea que ha generado consenso según la presidencia.

“La vincularemos a una cláusula de extinción, para destacar que será una solución de transición a nivel europeo, y de forma paralela trabajaremos en una solución de larga duración (…) pero estamos dispuestos a desarrollar una solución de corta duración”, afirma Löger. Bajo esta propuesta, el nuevo impuesto, que se espera recaude unos € 5 mil millones al año, terminaría una vez que se alcance un acuerdo a nivel de la OCDE sobre la reforma de la tributación de las compañías digitales.

Pero esta posible cláusula no es suficiente para convencer a todos en un informe que necesita el apoyo unánime para salir adelante.

Irlanda encabeza la oposición al impuesto, junto con Finlandia, Suecia, Malta y Dinamarca, mientras que Bélgica, Luxemburgo, Holanda y Reino Unido mantienen reservas, pero se mostraron en esta reunión más abiertos que en las precedentes.

“Irlanda tiene gran preocupación por que la UE avance con la tasa digital de forma unilateral”, ha dicho el ministro de Finanzas irlandés, Peter Donohoe, en un encuentro con algunos medios durante la reunión, admitiendo que algunos países “ven el riesgo de cambios en su recaudación”.

Donohoe ha explicado que su país prefiere una solución global pero “evaluará cualquier propuesta de cualquier colega y trabajará constructivamente”.

Por su parte, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, ha declarado que su país “comparte la ambición de llegar a acuerdos antes de fin de año”, aunque hay temas sobre los que trabajar.

El movimiento para introducir una cláusula de eliminación automática se considera una admisión implícita de que la marea política puede estar contra las propuestas. Y en otro signo de preocupación francesa por las objeciones de bloqueo de Irlanda al impuesto, (se requiere la unanimidad) Reuters informa que funcionarios franceses no identificados informaron que Francia estaría dispuesta a considerar formas de compensar a Irlanda por la posible pérdida de ingresos derivada del nuevo impuesto. ‘Estamos listos para darle a Irlanda más que los ingresos. No parece ilegítimo dar algo a Irlanda ‘,  se dice que dijo un funcionario francés el sábado. Pero no se hizo tal oferta, dicen los funcionarios irlandeses, en la reunión informal de ministros de finanzas de la UE.

Alemania, indecisa; España, segura. Irlanda bloquea.

Alemania, que inicialmente respaldó el impulso francés a la medida, había dejado traslucir esta semana sus dudas al respecto.

Al término de la reunión, su homólogo galo había admitido que Berlín tiene “interrogantes”, en particular sobre cómo evitar que las empresas reduzcan su base imponible, garantizar que pagan allí dónde generan valor y sobre el coste de recaudar la tasa, pero aseguró que darán respuesta a los mismos.

“En tiempos en que el populismo asciende en Europa tenemos que aportar respuestas y éstas son decisiones políticas”, advierte Le Maire.

España apoya sin dudas la iniciativa. De hecho, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha dicho a sus socios que el Gobierno prevé introducir esta tasa sobre la base de la propuesta de la Comisión aún cuando no exista consenso europeo.

Varios estados miembros han comenzado a ver las propuestas como una escalada potencialmente peligrosa de las tensiones comerciales con los Estados Unidos, un punto que el Sr. Donohoe ha fuertemente señalado a sus colegas. Después de la reunión del sábado, Donohoe dijo que había ‘expresado nuevamente nuestras preocupaciones sobre el impacto del impuesto sobre la cooperación fiscal y el comercio internacional y continuará participando en las discusiones’.

Desafíos

La falta de acuerdo, argumentan los proponentes del impuesto, conducirá a la proliferación de medidas nacionales. ‘Once estados miembros de la UE tienen. . . introdujeron o planean implementar impuestos nacionales para hacer frente a los desafíos de la economía digitalizada, todos ellos de naturaleza diversa ‘, advierte un documento de la presidencia austriaca. ‘Estas medidas unilaterales no coordinadas constituyen una fragmentación del mercado único y distorsionan la competencia’. Los ministros de finanzas también consideraron si la UE debería elaborar un marco regulatorio para las criptomonedas a fin de prevenir la evasión fiscal y el lavado de dinero.

Información de EFE, Irish Times, El Economista.

About the author

Redaccion GCC Views

Grupo de redactores de GCC.

Add Comment

Click here to post a comment

Ticker

1 BTC = $56773.36 USD  (via Coinbase)
1 ETH = $4505.80 USD  (via Coinbase)
1 LTC = $206.08 USD  (via Coinbase)
Quotes delayed up to 2 minutes.

Indicadores Financieros

Estadísticas de Panamá

Conectate

Conéctate con nosotros a través de nuestras redes sociales oficiales, donde encontrarás las últimas noticias y más...

error: Content is protected !!